sábado 16/1/21
Semana Santa

El Vaticano interviene para resolver por primera vez un conflicto cofrade

El Dicasterio para Laicos ‘tira de las orejas’ al Perdón y levanta la expulsión de 4 hermanos
El camarlengo Kevin Farrell. DL
El camarlengo Kevin Farrell. DL

La historia de la Semana Santa leonesa acaba de añadir un nuevo capítulo con la intervención por primera vez del Vaticano en un conflicto cofrade que se ha prolongado durante dos años y que se zanja al ordenar la Santa Sede «levantar la pena de expulsión» de cuatro hermanos de la Cofradía del Santo Cristo del Perdón.

El actual camarlengo de la Iglesia Católica, el prefecto irlandés Kevin Farrell, firma de su puño y letra la resolución fechada el pasado día 17 de junio en Ciudad del Vaticano. En ella coincide en calificar de «desproporcionada» la decisión de la cofradía al ‘despachar’ en 2018 a esos cuatro cofrades acusados de dañar la imagen de la hermandad en los grupos de whatsapp con supuestas opiniones discrepantes con la gestión que se efectuaba en la cofradía y por promover una recogida de firmas para celebrar una reunión extraordinaria de la Junta de Seises.

De hecho, el malestar interno generó ese año una cascada de dimisiones entre los seises, con la renuncia de 8 de los 18, los de los pasos de La Virgen de la Paz, la Condena de Cristo y del Cristo del Perdón (que es la imagen titular), además de los seises secretario, vicesecretario, contador, de banda y tesorero, que luego fueron expulsados. Sólo cuatro de ellos recurrieron la decisión y acaban de recibir el espaldarazo del Vaticano.

El proceso no ha sido sencillo y comenzó a tejerse con la implicación del juez de penas y el Consiliario. El enfrentamiento entre el abad de la cofradía y los hermanos expulsados trascendió al delegado del Obispo en León e incluso hasta al propio Julián López, después de que la Comisión de Mediación y Conflictos de la Junta Mayor de las Cofradías Leonesas no diera resultado.

El obispo confirmó en octubre de 2019 los cuatro decretos de su delegado sobre levantar la pena de expulsión a los hermanos, pero el abad del Santo Cristo del Perdón, José María Urdiales, no se quedó conforme y recurrió lo dictado por Julián López ante la Santa Sede Apostólica de Roma. Así llegó el asunto hasta el órgano creado por el papa Francisco para esas cuestiones cofrades, bautizado como Dicasterio para Los Laicos, la Familia y la Vida, que acaba de ‘hablar’ para señalar que las expulsiones no están justificadas.

«Este decreto se emite después de un estudio atento de los documentos presentados (por los recurrentes) y el Dicasterio considera que la resolución es justa y que toma en consideración los derechos y deberes de todas las partes», señala. Cree que el juez de penas «se excedió» en sus competencias al recomendar las expulsiones de los cofrades y que la Junta de Seises no acertó al indicar que había recurrido a las autoridades eclesiásticas cuando lo habían hecho «con el Consiliario de la cofradía».

Kevin Farrel, que firma la resolución vaticana junto al secretario del Dicasterio, Alexandre Avi Mello, ve «razonable» la opinión del delegado del Obispo y del Obispo sobre el tema de levantar las expulsiones, ya que realizaron una «valoración ponderada de las pruebas» y llegaron con esa valoración a «conclusiones razonables». Tampoco ven «engaño» en las actuaciones de los hermanos afectados al pedir la censura de la Junta de Seises con la marca de agua de la cofradía.

El Vaticano interviene para resolver por primera vez un conflicto cofrade
Comentarios