martes 27/10/20
Tribunal Europeo

Villafañe lleva su causa a Estrasburgo pese a que toda la pena está cumplida

El leonés pasó 19 años en prisión acusado de matar a su novia con el fin de cobrar un seguro
Imagen reciente de David Villafañe. DL

David Villafañe, el leonés que cumplió 19 años de prisión condenado como autor del asesinato de su novia bajo la premisa del cobro de un seguro de 50 millones de pesetas del que era beneficiario, mantiene la batalla legal para demostrar su inocencia pese a que hace ya dos años que concluyó el cumplimiento de la pena y ha decidido llevar ahora su caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo.

La dirección de las pruebas forenses para determinar que la muerte de la joven fue natural y no un asesinato corre a cargo de Luis Frontela, el forense que ya se encargó de sustentar lal base médica de los recursos de la familia de la leonesa Rocío Fernández Ameijeiras, cuyo cadáver apareció en un descampado de Navatejera.

Viejo conocido

La dirección de la parte médica del caso es obra del doctor Frontela, que ya ha trabajado en León

El caso terminó archivándose por falta de autor conocido. Villafañe también se aferra a Frontela como su última posibilidad. La justicia tampoco ha estimado en este asunto ninguna de las hipótesis del mediático doctor, que se dio a conocer por sus trabajos en el Crimen de Alcásser.

El lunes 23 de octubre de 1995, Marta Couceiro, una joven vasca de 17 años menuda y delgada apareció muerta en la casa de verano que sus padres tenían en Gorliz (Vizcaya). Medía 1,46 metros. Pesaba 35 kilos. Era hija de los dueños de una tienda de comestibles y de un bar en un cámping.

La investigación inicial deparó un caso de muerte natural y como tal la joven fue enterrada. Pero la aparición de la póliza de seguro levantó sospechas y reabrió la investigación.

La sentencia condenó al joven, cuyos padres proceden de Sahagún. «David intentó cobrar el dinero de las pólizas (...) No logró su objetivo porque la intervención policial se lo impidió (...) Se trata de una muerte querida, buscada y proyectada de manera y forma segura, sin sobresaltos ni obstáculos, sin riesgos y producida con el fatalismo que impone lo seguro».

Villafañe se aferra a los informes de Frontela para sostener su inocencia. En ambos se dice que Marta Couceiro, en efecto, habría fallecido de muerte natural. Frontela recoge este caso en su libro Lo que cuentan los muertos (Editorial Marbán).

Negativa

El Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional ya han rechazado los recursos presentados

Según nuevos datos, aportados por El Español, David llamó a la casa de Marta el miércoles 25 de octubre de 1998. Dijo que estaba en Madrid y que no podía ir al entierro de su novia. Dos días después, el viernes 27, quedó en la Basílica de Begoña, en Bilbao, con el padre de Marta. David apareció con muletas y aparentó que se había lesionado en la capital de España «tras el impacto emocional por la muerte» de su chica. Pero durante los días siguientes cometió un gran error: obtuvo del Registro Civil de Gorliz tres certificados de defunción de Marta y comenzó las gestiones para cobrar las pólizas. No lo consiguió porque la investigación policial había comenzado y todas las sospechas ya se centraban sobre él.

Tras esa primera autopsia en la que se dijo que Marta había muerto de manera natural, el juzgado ordenó que se exhumara el cadáver de la joven para practicar una segunda. Los forenses que lo analizaron dijeron que se trataba “de una muerte de origen asfítico y consecutiva a una maniobra de sofocación”.

Los médicos añadieron unas palabras clave: “A la luz de los resultados analíticos debe considerarse de etiología homicida», que venía acreditada por varios datos característicos: la putrefacción más avanzada en la zona de la nariz y la boca, la aparición de una marca en la zona interna del labio superior, una movilidad anormal de los dos incisivos medios superiores y una coloración en los dientes sonrosada.

Aquel informe forense provocó que se detuviera a David Villafañe y se le procesara por el presunto asesinato de su novia. Hace dos años terminó de cumplir la condena. Sigue luchando por demostrar su inocencia.

Villafañe lleva su causa a Estrasburgo pese a que toda la pena está cumplida
Comentarios