lunes. 04.07.2022
                      Vista exterior del Centro Penitenciario Provincial de Villahierro. MARCIANO PÉREZ
Vista exterior del Centro Penitenciario Provincial de Villahierro. MARCIANO PÉREZ

La dirección del Centro Penitenciario Provincial de Villahierro estudia la posibilidad de suspender las comunicaciones con el exterior para los reclusos tras la aparición de un brote de 20 contagiados en el centro. La petición ha sido formulada por la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP).

El pasado martes 18 de enero se detectó en el módulo 5 el primer caso con un interno positivo, por lo que se procedió al aislamiento sanitario, el viernes 21 se realizó un cribado con el resultado de 3 internos positivos en el módulo 5. El jueves 27 de enero se detectó un nuevo brote de coronavirus en la cárcel donde se han registrado 13 positivos en el módulo 9 y se han tenido que confinar los módulos 5 y 9.

Hasta el momento todos los afectados son hombres, la cifra suma un total de 20, todos asintomáticos o con síntomas leves, una situación que ha llevado al aislamiento sanitario de los dos módulos, en el marco de las recomendaciones de las autoridades sanitarias para estos casos.

Desde la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones se denunció la situación actual y en relación a la covid 19, «solicitamos que se proceda a la suspensión de todas las comunicaciones y a la restricción de la movilidad dentro del centro a la mínima imprescindible».

Los positivos están en aislamiento sanitario y los internos afectados están aislados en el módulo 1, sin contacto con otros módulos y confinados en sus celdas. En el módulo 9 conviven 65 internos, excluyendo a los positivos, y en el módulo 5 conviven 63 hombres excluyendo a los positivos.

PROTOCOLO

Según informa el sindicato, se sigue el protocolo que ha marcando Sanidad y que ha incidido en que prácticamente toda la población penitenciaria del centro de León está vacunada, con los efectos positivos que de ello se deriva en una situación de este tipo.

La APFP destaca en este contexto «la gran profesionalidad de la plantilla, con cerca de más de cien vacantes sin cubrir, que se esfuerzan diariamente para que todo siga funcionando», especialmente en el área sanitaria y el de vigilancia interior.

Esta asociación profesional quiere, expresar su preocupación por la evolución de este nuevo brote y cómo «pueda influir en la salud de los trabajadores y de los internos», y reclama a la dirección del centro que acelere «la realización de los test diagnósticos del covid- 19 a los internos y al conjunto de profesionales de la plantilla, a través de un cribado masivo», por «el alto porcentaje de contagiados asintomáticos» que podrían «no mostrar síntomas».

Villahierro estudia anular las comunicaciones tras un brote con 20 contagiados
Comentarios