lunes 1/3/21

Audi RS 3 LMS. ¡A la pista…!

Para el programa «competición-cliente»
DM20P1F2-18-35-48-1.jpg

Garantía… de buenos resultados. Nunca se han producido tantas unidades de un coche de carreras, para el CTR, como en la primera generación del RS 3 LMS: 183 vehículos. Un modelo compacto —de carreras—, que ha acabado por convertirse en toda una referencia comercial y deportiva: en sólo cuatro años, ha firmado 279 victorias en 1.051 competiciones de todo el mundo, ‘aderezadas’ con 764 podios sumando, incluso, 16 títulos de Pilotos y 39 campeonatos en otras distintas categorías del automovilismo deportivo.

Esta segunda entrega del RS 3 LMS, se diferencia visualmente de su antecesor: 1,95 metros de ancho —normativa TCR—, aunque las extensiones de la carrocería se integran ahora de forma más armoniosa y aerodinámica: ‘spoiler’ delantero con nuevas tomas de aire —para motor y frenos— y alerón trasero ‘suspendido’ desde la zaga. La carrocería se ‘cincela’ en la casa madre de Ingolstadt, el motor en la planta húngara de Györ y el ensamblado en las instalaciones españolas de Martorell, donde el Grupo germano continúa concentrando la construcción de sus coches de carreras TCR.

Audi utiliza la cuarta generación del tetracilíndrico turboalimentado de 2.0 litros, con lo que, «de la calle a la pista», se sigue demostrando que un motor de serie puede, perfectamente, ‘medirse’ en las carreras, por mucho que, lógicamente, se hayan optimizado algunos de sus componentes.

También el departamento «competición-cliente» de los ‘Cuatro Aros’ ha renovado completamente la transmisión: embrague bidisco de competición (800 gramos menos que el anterior) y nuevo cambio de 6 velocidades, accionamiento neumático y levas en el volante, firmado por Hewland, con la posibilidad —para los mecánicos— de ajustar el efecto del diferencial multidisco autoblocante (12 superficies de fricción) fácil y rápidamente… como exigen las carreras.

Alrededor de 25,8 metros totalizan los tubos de acero de la jaula antivuelco, además del imprescindible cinturón de 6 puntos de anclaje y el robusto asiento «Audi Sport Protection» que, para mayor protección del piloto en caso de impacto lateral, se ha desplazado ligeramente hacia el centro del habitáculo. Están opcionalmente disponibles redes de seguridad para ‘envolver’ el asiento, la trampilla del techo —de serie— facilita la extracción del piloto en caso de accidente; por primera vez, la luneta trasera es de policarbonato, ligera y muy resistente a los impactos. El depósito de combustible de seguridad (100 litros) y el extintor automático, completan el conjunto.

Y el optimizado chasis, que permite reglar rápidamente sus reglajes, para que el coche siga en carrera sin necesidad de alinear las ruedas… una ventaja ‘imbatible’ en las sesiones de clasificación.

Audi RS 3 LMS. ¡A la pista…!
Comentarios