jueves 20/1/22
                      Todoterreno ‘puro y duro’, el Grenadier rinde escrupuloso culto a la identidad de utilización fuera de carretera. GRND
Todoterreno ‘puro y duro’, el Grenadier rinde escrupuloso culto a la identidad de utilización fuera de carretera. GRND

J. F. Z.

Tradicional… del primer al último tornillo. Tanto, ‘tan’ tradicional, como su arranque: con llave en un bombín.

Y, eso también, merced al chasis de largueros y travesaños combinados con ejes rígidos, el Grenadier es capaz de remolcar 3,5 toneladas.

Para potenciar al máximo las posibilidades 4x4, dispone de tres bloqueos: delantero y trasero de accionamiento electrónico, mientras el central se bloquea mecánicamente, tanto en la relación normal de marchas, como con la reductora, de accionamiento electrónico.

Anteponiendo la funcionalidad a la estética, el Grenadier se ha diseñado con un marcado sentido práctico; sobre una plataforma totalmente nueva, funcional y resistente: portón trasero de doble hoja para facilitar cargas de distintos tamaños, posibilidad de acceder al techo mediante una escalera alineada con los cierres del portón, faros redondos delanteros y traseros y faros auxiliares centrales de serie, guardabarros delanteros sobre los que es posible sentarse, barras y tiras de techo para colocar cargas —y fijarlas— sin necesidad de baca, aunque también es posible instalar una si se desea; también las funcionales tiras protectoras pueden montar, opcionalmente, un ‘cinturón de herramientas’; como en la parte trasera, donde pueden colocarse diversos accesorios (un bidón… por ejemplo).

El espacio y la funcionalidad presiden también un interior especialmente versátil, típico de los 4x4, fusionando modernas tecnologías y el confort exigible en estos tiempos: suelo de goma impermeable con tapones de drenaje, interruptores y superficies del salpicadero lavables —a prueba de salpicaduras—, asientos resistentes a manchas y agua, preinstalación de luces exteriores —además de cabrestantes y otros accesorios—, ganchos de amarre y barras de sujeción en la zona de carga, grandes asas en el salpicadero y en el pilar delantero para servir de agarre adicional en terrenos difíciles.

A la vez que se propone numerosas opciones de almacenamiento: cajón bajo el asiento, caja con cerradura en la consola central, zona de almacenamiento en el lateral de la zona de carga y soportes para botellas de un litro en todas las puertas. La versión normal —para particulares— cuenta con 5 asientos Recaro, y posibilidad de 2 o 5 plazas en la versión comercial.

Con un precio estimado en 60.000 euros, el abanico motorístico del Grenadier —firmado por BMW— se despliega en dos versiones de 6 cilindros y 3.0 litros: un gasolina de 285 CV y un diésel de 250 CV, asociados ambos al cambio automático ZF de 8 velocidades y a la tracción total permanente en las cuatro ruedas.

Ineos Grenadier. Todoterreno… esencial
Comentarios