viernes 27/5/22
                      DM2P1F3-18-31-09-9.jpg
DM2P1F3-18-31-09-9.jpg

JAVIER F. ZARDÓN

Electrificación… gélida. La nueva propuesta electrificada de Mini, da sus primeras vueltas de ‘calentamiento’… sobre el hielo y la nieve del Círculo Polar Ártico, en el centro de pruebas que el Grupo BMW mantiene en la localidad sueca de Arjeplog.

El tren motriz eléctrico, la batería de alto voltaje, la potencia y la tecnología de carga de los prototipos, demuestran su alto grado de ‘madurez’ a temperaturas extremas bajo cero.

Carreteras cubiertas de nieve, como las zonas especialmente preparadas sobre la superficie helada de grandes lagos, sirven también como ideales pistas de pruebas, en las que pueden ensayarse diversos aspectos en el funcionamiento del vehículo, perfeccionando y sincronizando aspectos relacionados con la transmisión, la dirección o el chasis.

Así, con la quinta generación, Mini vuelve a lanzar su icónico 3 puertas; especialmente orientado a la diversión al volante con, en este caso, la propulsión eléctrica por bandera; ofreciendo, eso también, la inspiradora agilidad que ha caracterizado —siempre— al modelo y a la marca: pequeño por fuera y grande por dentro.

El futuro Mini de 3 puertas, sucesor ‘natural’ del actual Countryman, se ofrecerá tanto con motor de combustión como totalmente eléctrico; incluso se presentará este año el ‘concept’ de un nuevo crossover para el segmento de los coches pequeños ‘premium’.

Para Stefanie Wurst, responsable de Mini, se trata de «maximizar la experiencia de sensación karting, combinado con la mínima huella ambiental».

La marca mantiene así ‘ese’ exitoso hilo conductor iniciado hace más de 60 años y que, en el futuro, se aplicará de forma aún más purista y sostenible… remontando su nutrida historia.

Las inspiradoras características de conducción de este nuevo Mini, se perfeccionan con cada vuelta que los probadores dan sobre hielo y nieve, lo que permite a los ingenieros ajustar «el desarrollo espontáneo» de la potencia del motor eléctrico, los sistemas de control para optimizar la tracción, el comportamiento en curvas, el de la amortiguación y suspensiones, además de la dirección y frenado.

En suma, un equilibrio coherente entre la ‘sensación karting’ y el confort de conducción.

Mini. Polar… Ártico
Comentarios