lunes 06.07.2020
Motor

Toyota GR Yaris. De carreras… con matrícula

Segunda propuesta global con ‘apellido’ GR
Toyota GR Yaris. De carreras… con matrícula

Auténtico… deportivo. Elegido por el fabricante nipón para poder homologar la versión de rallyes en el mundial de la especialidad (WRC); con lo que el utilitario Yaris, se convierte así en todo un deportivo… ‘puro y duro’.

Carrocería de 3 puertas, con cotas específicas y materiales que tampoco se utilizan en los modelos de estricta serie, animado por un tricilíndrico (4 válvulas, distribución variable en admisión y escape), turbo de geometría fija e intercooler, de 1.6 litros y 261 CV, que lo convierte en el tres cilindros más potente del mercado, permitiéndole ‘sprintar’ de cero a cien en 5,5 segundos y alcanzar una punta de 230 por hora. Se monta un cambio reforzado, manual de 6 marchas.

Con la carrocería construida con materiales ligeros (polímero de fibra de carbono y aluminio), el Yaris GR (1.280 kilos) consigue una relación peso/potencia de 4,9 kilos por caballo —auténticamente ‘de carreras’—, a la vez que la nueva plataforma sobre la que se asienta permite un mayor ancho de vía trasero, y una también nueva suspensión trasera de dobles triángulos, con refuerzos de la zona inferior de la carrocería, que garantiza el máximo rendimiento de la suspensión.

Incluso la posición más retrasada del motor (sobre el eje delantero, claro) y la ubicación de la batería en el maletero (otro ‘truco’ de carreras) propicia, por un mejor reparto de masas y centro de gravedad, un optimizado comportamiento dinámico.

Su rebajada línea de techo (91 milímetros más bajo que en un Yaris ‘normal’) mejora la aerodinámica, monta llantas de 18 pulgadas, forjadas en el opcional ‘Pack Circuit’ (neumáticos Michelin 4S en 225/40 R18).

También estrena el sistema de tracción total ‘GR Four’ que, gracias a un acoplamiento de respuesta rápida, distribuye el par de tracción entre ambos ejes, a la vez que el opcional ‘Pack Circuit’ incluye dos diferenciales Torsen de deslizamiento limitado, capaz de distribuir el par de tracción entre las ruedas izquierda/derecha.

El reparto delantero/trasero puede llegar al ‘cien por cien’ y, gracias a tres programas, también puede fijarlo el conductor: Normal (60:40), Sport (30:70) y Track (50:50).

Producido en la factoría nipona de Motomachi, con numerosos procesos manuales, llegará a finales del verano con un precio todavía por determinar que, por si les sirve de ‘orientación’, oscila entre 32.000 y 37.000 euros en Japón. Se fabricarán las preceptivas 25.000 unidades, para su homologación deportiva por la FIA (Federación Internacional del Automóvil).

Toyota GR Yaris. De carreras… con matrícula
Comentarios