viernes. 09.12.2022
A criterio de la fiscalía, la actividad desarrollada por MSP y CMC en la zona de Nueva Julia ha provocado una afectación «gravísima» para el medio ambiente y el entorno natural, sin que se haya desarrollado actividad de restauración alguna por la empresa explotadora y pese a los años transcurridos desde el cese de la actividad. 
Subraya el fiscal que ha existido alteración de la composición química de las aguas existentes en la zona debido a los efectos de la actividad extractiva con riesgo muy alto para la población, ausencia de medidas de contención que eviten los drenajes ácidos, alteración grave de los cauces y de las masas de agua y afectación a los hábitats de interés comunitario, así como puesta en peligro de hasta 21 taxones de aves afectados por la cantera
Según la fiscalía, los hechos narrados son constitutivos de un delito continuado contra los recursos naturales y el medio ambiente, por el que procede imponer a Victorino Alonso ocho años de prisión y una multa de 30 meses a razón de 25 euros diarios (22.500 euros).
La defensa de Victorino Alonso muestra absoluta disconformidad con la descripción correlativa de los hechos que presenta el ministerio público, ya que desde su punto de vista «nunca acontecieron en la forma en que sostiene». Se niegan los hechos y se solicita la libre absolución de los dos acusados.

La afección en la zona, que no ha sido restaurada, es «gravísima»
Comentarios