miércoles 11.12.2019

Los alcaldes reclaman prevención para evitar los cortes de luz en los temporales

Los alcaldes reclaman prevención para evitar los cortes de luz en los temporales

La nevada no ha tenido la suficiente entidad para que muchos pueblos de las zonas de montaña de la provincia se hayan quedado sin suministro eléctrico. Es la opinión de los alcaldes y la base para la actuación de oficio del Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, que quiere determinar la causa de los apagones por sus consecuencias en «la salud, el bienestar y la economía de los afectados», señalaba ayer una nota de prensa de la institución.

 

Ante la posibilidad de que las incidencias se hayan debido a un deficiente mantenimiento de la infraestructura, ha solicitado a la Dirección General de Energía y Minas de la Junta de Castilla y León informes «sobre el estado del tendido eléctrico y sobre las medidas previstas para que situaciones como esta no vuelvan a repetirse».

 

Marugán lamenta «que las zonas más despobladas» registren «con frecuencia un deficiente funcionamiento de los servicios públicos cuya titularidad o supervisión corresponde a las Administraciones públicas». La institución mostró una especial preocupación por la dificultad que los habitantes de estas zonas «puedan encontrarse a la hora de acceder a servicios básicos como la sanidad, la educación, el transporte, la banca y una buena cobertura de redes de banda ancha o electricidad».

 

«Cayó nieve, pero no tanta como para dejar a tantos pueblos sin luz», señaló el alcalde de Lucillo, Pedro de Cabo, municipio en el que su cabecera y Boisán se quedaron a oscuras más de un día. De Cabo ve con buenos ojos la actuación del Defensor del Pueblo, aunque matizó que si buen existen tramos «con deficiencias», la caída de árboles fue el principal problema, por lo que solicitó adecuar las líneas que atraviesan bosques. Su homónimo de Santa Colomba de Somoza, José Miguel Nieto, no entiende que con cada temporal «tengamos problemas con la luz». Valdemanzanas, Villar de Ciervos, Turienzo de los Caballeros, Viforcos y Andiñuela de Somoza estuvieron más de un día sin luz, por lo que defiende tendidos que aguanten «la climatología de la zona».

 

El alcalde de Truchas, Francisco Simón, coincidió en estas afirmaciones. «Un pueblo no debería quedarse sin luz por una nevada». En su municipio solo La Cuesta no tuvo luz —un día, por culpa de un fusible—. Apoyó la iniciativa del Defensor del Pueblo, al igual que los regidores de Luyego y Brazuelo, Luis Martínez y Manuel Fernández respectivamente, aunque no registraron problemas.

 

La alcaldesa de Murias de Paredes, Carmen Mallo, espera que «este susto» sirva para adoptar medidas de prevención. «Fue una situación de mucho riesgo», aseguró. La alcaldesa destacó que el operativo fue «impecable», con la implicación total de la suministradora de energía, la Subdelegación y Protección Civil.

 

Peranzanes tuvo problemas de suministro en sus siete pueblos, en los que faltó el fluido hasta las siete de la tarde del sábado. El alcalde, Vicente Díaz, facilitará a los vecinos la tramitación de las quejas ante las compañías. Calificó de fantástica una actuación del Defensor del Pueblo que también respaldó la alcaldesa de Vega de Valcarce, María Luisa González Santín. «Tenemos los mismos derechos que quienes viven en las ciudades», dijo. Explicó que la limpieza que se realizó las líneas evitó que en esta ocasión se hayan producido problemas.

 

En Vegacervera, el regidor, Octavio González, recordó que su abuelo trabajó en la instalación del tendido que aún da servicio al municipio, ejecutado por la desaparecida León Industrial. No elogió los trabajos de reparación, pues los pueblos pasaron 40 horas sin electricidad, y achacó los problemas a la subcontratación del mantenimiento. El primer teniente de alcalde de La Pola de Gordón, Antonio García, destacó el «pésimo estado» de la red y la falta de atención que sufre, mientras que el alcalde de Matallana de Torío señaló que si los pueblos del curso alto del Torío se quedaron 40 horas sin luz y los de aguas abajo más de diez fue por un deficiente mantenimiento.

 

En Laciana, Villablino, Villaseca, Caboalles de Abajo y Caboalles de Arriba sufrieron «cortes intermitentes», destacó el alcalde, Mario Rivas. En Villaseca, el Villar de Santiago, Rabanal de Arriba, Rabanal de Abajo y Llamas sus vecinos estuvieron durante horas sin suministro.

 

En Cabrillanes, trece de los catorce pueblos sufrieron incidencias en el suministro eléctrico el viernes, con tres cortes y más de una hora de duración total. Sin embargo, en Huergas de Babia sufrieron dos, uno el jueves y otro al día siguiente, de doce horas cada uno, lo que afectó a la cobertura telefónica, explicó la alcaldesa, Lina Freire. Los catorce pueblos de San Emiliano se quedaron a oscuras el viernes durante más de diez horas sin suministro en estos pueblos, expuso el primer edil, Basilio Barriada.

 

Según informaciones de los ayuntamientos de la Montaña Oriental en el municipio de Valderrueda, los pueblos más afectados fueron Soto, Morgovejo y Caminayo, con cortes en dos días de unas seis a ocho horas. En Horcadas y Carande, pertenecientes al municipio de Riaño, estuvieron unas 15 horas sin luz y la suministradora tuvo que colocar dos generadores, al igual que en Caminayo.

 

También se registraron cortes de varias horas en por pueblos de Vegacerneja, Cuénabres y Casasuertes, en el municipio de Burón. Tanto en Prioro como en Tejerina los cortes de luz fueron constantes y de varias horas dado. Según señaló su alcalde, Francisco Escanciano, se trabaja para que la compañía eléctrica cambie la línea, que es antigua y obsoleta. En el municipio de Prado de la Guzpeña los cortes han sido intermitentes. Lo mismo sucedió durante el viernes en Cistierna.

 

Una información de J.M. Campos, M. Suárez, A. Rodríguez, M. Rabanillo, V. Araujo, M.C. Cachafeiro, María Carro, Ical, A. Domingo.

Los alcaldes reclaman prevención para evitar los cortes de luz en los temporales