miércoles. 08.02.2023

Alonso deja la puerta abierta a Peyuca y confía en que cambie de opinión

Reitera su apoyo al concejal de Fiestas y se desliga del manifiesto de San Andrés.

La alcaldesa de Astorga, Victorina Alonso, lo tiene claro. Para ella lo «más importante» es que los proyectos que tiene en marcha salgan adelante. «Confío en que el portavoz del PAL, Pablo Peyuca González, cambie de opinión, porque creemos que la aportación de la oposición es importante para que la ciudad avance».

En tono conciliador, la regidora respondió a las críticas que el leonesista vertió sobre la gestión del PSOE a lo largo de esta legislatura. Para Peyuca González, la actitud «chula» de Alonso en cuanto a la «transparencia» de la organización de los conciertos de las fiestas y su «dejadez» para frenar los insultos que «algunos miembros de la Asociación de Vecinos Los Arrieros nos dedicaron en la última reunión para reorganizar el tráfico en el barrio de San Andrés», fueron los detonantes de su ruptura con el equipo de gobierno y lo que le ha llevado a no negociar los presupuestos municipales para el 2013. Un distanciamiento anunciado.

En cuanto al tema de las fiestas, que cinco meses después sigue coleando, la socialista reconoció que no van a mover fija. Según Alonso el tema está zanjado. «Creo que el concejal del área, César Núñez, ya dio todas las explicaciones necesarias en un pleno, aunque si todavía consideran que deben dar un paso más está en su derecho». No obstante, cabe recordar que Peyuca González, y en este caso también el portavoz del PP, Jacinto Bardal, han amenazado con llevar el caso a la Fiscalía, si el edil no dimite o si al menos el PSOE no saca un escrito público y consensuado en el que se de cuenta de la organización para depurar responsabilidades. «Nosotros vamos a estar con César en todo momento y le vamos a apoyar siempre», reiteró la socialista.

Sin embargo, «las formas de la junta directiva de Los Arrieros», que denunció en leonesista tras la reunión con los vecinos, y que han debilitado la maquinaria de las relaciones en el Ayuntamiento de Astorga «no es mi responsabilidad», subrayó Alonso, quien reconoció que «en un momento los ánimos se exaltaron, pero que a mi juicio logré acallarlos». Al respecto, la regidora reconoció que desconocía que la asociación vecinal iba a leer un manifiesto, aunque también puntualizó que «dar la palabra a los ciudadanos es un hecho democrático».

Alonso deja la puerta abierta a Peyuca y confía en que cambie de opinión
Comentarios