sábado 27/2/21
Una vidriera a base de sprays

El arte callejero se adueña de la iglesia de Soto

El templo de la localidad de la Vega del Órbigo alberga en una de sus paredes un graffiti de su patrón, San Miguel Arcángel
soto
Toño Prada e Ignacio Zapatero junto al grafiti con forma de vidriera de la iglesia de Soto de la Vega. MARCIANO PÉREZ

El artista bañezano Antonio Prada —más conocido por ‘Toño’ o ‘Artes Prada’— lo tenía claro. A pesar de ir dejando impregna de su arte con sus grafitis por diferentes rincones durante años, se propuso hace más de un año también dejarlo patente en el pueblo del que desciende (Soto de la Vega) de una forma más original.

Ya en su día se lo propuso a la anterior junta vecinal de Soto de la Vega, pero no fue hasta que entraron los actuales responsables de la entidad local, con Ignacio Zapatero al frente, cuando recibieron su propuesta con los brazos abiertos. Una idea original —quien sabe si la primera del mundo— de pintar un grafiti en la iglesia de su pueblo con forma de vidriera con la imagen del patrón de la localidad, San Miguel Arcángel.

Además, la propuesta coincidió en un momento idóneo, puesto que la realizó unos meses antes de la restauración del templo de Soto de la Vega —actuación acometida por la junta vecinal principalmente con la ayuda del Ayuntamiento y la Diputación de León que han concluido a finales de 2020—.

Complicaciones

El obispado de Astorga tardó más de seis meses en dar el visto bueno a la realización del mural

«Desde la junta vecinal siempre estuvieron encantadísimos», agradece Toño, que explica que «las complicaciones llegaron cuando se los dijimos al obispado de Astorga». «Al principio iba a ir un grafitero a pintarle una iglesia y dijeron básicamente que ni de coña», recuerda entre risas. A la postre, el artista detalla que «en cuanto volvimos con un boceto y les explicamos todo lo que íbamos a hacer ya fueron cediendo»; aunque apunta que «creo que al obispado se lo solicitamos en enero y no nos dieron el visto bueno hasta agosto».

Gran aceptación

Todos los vecinos están «encantados» con la nueva obra que luce su iglesia recién restaurada

Tras conseguir el permiso, en septiembre se puso manos a la obra y, en apenas dos semanas, finalizó el mural —aunque no se ha podido ver hasta diciembre por la restauración de la iglesia—. Una obra de la que Toño se siente «muy orgulloso y satisfecho» y sobre la que explica que «para hacerla cogí un cuadro y lo fui transformando, poco a poco, para crear una vidriera con San Miguel Arcángel expulsando al demonio del cielo. También le he añadido los escudos de León y he pintado algunas grietas para que la gente se preguntara si se ha hecho todo tan pulcro». De hecho, confiesa que «mucha gente se pregunta si hay un hueco sobre la pared, pero es pladur liso, puro y duro».

Un mural o grafiti, «porque a mí me da igual cómo lo llamen, lo que quiero es que le guste a la gente», hecho al cien por cien con sprays de pintura del que cree que «puede que sea el primer grafiti sacro que se hace una iglesia; sólo tengo constancia de un mural en una cúpula de una iglesia en Barcelona pero creo que no está hecho sólo con aerosoles», asegura el artista.

Un nuevo atractivo en la iglesia de Soto de la Vega que intentarán que pueda estar abierto para todo aquel que quiera ver en primera persona este graffiti en el interior de una parroquia, pese a que lo habitual es encontrar este tipo de arte en paredes o en grandes fachadas de edificio por las calles.

Por el momento, los vecinos del pueblo están «encantados» con este nuevo mural, «más de lo que me esperaba porque si pensaba que gustara, pero no creí que fuera a tener tanta aceptación», reconoce Toño, que espera que pueda servir para introducir este arte urbano al interior de otros muchos templos.

El arte callejero se adueña de la iglesia de Soto
Comentarios