martes 24/5/22

Asaja de Castilla y León denunció ayer la total «vulnerabilidad» del ganadero frente a los ataques del lobo, en el norte del río Duero debido al «limbo legal» en el que se encuentra la orden de inclusión de esta especie en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre), recurrida por varias comunidades, lo que es usado por las administraciones «para no pagar ninguna indemnización a ganaderos» afectados.

Según explicó Asaja en un comunicado, la excepción se da en el ganado al sur del Duero, donde rigen otras condiciones porque ya era especie no cinegética, mientras que cualquier ataque que se produzca al norte del Duero en estos momentos «lleva al ganadero a un callejón sin salida, puesto que no existe un cauce para canalizar su reclamación de indemnización».

Hasta ahora, cuando había bajas, al ser el lobo considerado especie cinegética eran los cotos de caza o la Comunidad Autónoma en el caso de producirse dentro de reservas, los que afrontaban el pago. «Ahora el coto no tiene responsabilidad y sería la Junta la que tendría que pagar, pero como los fondos están bloqueados y pendientes del avance de la nueva normativa de Transición Ecológica, nadie da la cara», critica Asaja.

Para esta organización agraria, es un «chantaje que el ministerio se lave las manos y supedite cualquier apoyo a que las comunidades autónomas traguen con su estrategia para el lobo, una estrategia que no lo olvidemos ha recibido el rechazo unánime del sector agroganadero en su conjunto y de las comunidades autónomas donde el lobo se asienta, y en las que no está en peligro de extinción, al contrario, si alguien está en peligro de desaparecer es el ganadero».

Asaja no entiende cómo la ministra ha blindado al lobo al norte del Duero, dejando «desamparado al ganadero sin que se cubran sus daños, y echando la patata caliente» a las comunidades autónomas. «Yo invito y tú pagas; yo blindo al lobo y que lo aguante el ganadero o lo pague el consejero de turno, esa parece ser lo que quiere la ministra», denuncia esta organización agraria. Por ello, pide que de forma conjunta Ministerio y comunidades arbitren una solución excepcional y de forma urgente para que los ganaderos que sufran ataques de lobo puedan recibir indemnizaciones.

Asaja denuncia que el «limbo legal» de la orden del lobo paraliza las ayudas