viernes 21/1/22
larobla
Recreación del centro médico de La Robla. DL

El Ayuntamiento de La Robla da un paso más en pro del bienestar de sus vecinos con una infraestructura esperada y demandada: el nuevo consultorio médico. Una necesidad acuciante para el municipio que ha visto en los últimos años cómo las instalaciones se quedaban obsoletas y era necesario crear un nuevo espacio. Una carencia que está un poco más cerca de ser una realidad tangible y es que durante el último Pleno se aprobó tanto el proyecto como el inicio de los trámites para su licitación.

Esta nueva infraestructura cuenta con un presupuesto que ronda los 1,3 millones que serán sufragados con una subvención del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) y por fondos propios del Ayuntamiento.
En este sentido, cabe recordar que el pasado mes de mayo el MITECO adjudicaba ayudas para la puesta en marcha de 15 proyectos municipales en zonas afectadas por el cierre de las centrales térmicas de toda España, siendo uno de ellos La Robla. Concretamente, una ayuda de 500.000 euros destinada al nuevo centro médico. 


La construcción y puesta en marcha de este centro sustituirá las obsoletas instalaciones del actual, con deficiencias notables, e instalaciones desfasadas que generan un elevado consumo de energía para el Ayuntamiento de La Robla. Esta nueva instalación está concebida para ser un referente en eficiencia energética con infraestructuras bioclimáticas y la instalación de un parque fotovoltaico en la cubierta del edificio capaz de satisfacer, casi en su totalidad, las necesidades de energía eléctrica.
El nuevo consultorio se emplazará en terrenos ubicados en las inmediaciones de carretera nacional N-630, la principal vía de comunicación de la comarca.

Una estudiada ubicación que supone una gran ventaja funcional para un edificio de asistencia sanitaria, permitiendo un rápido acceso a usuarios y pacientes residentes en otros puntos de la comarca, que contará también con un número adecuado de plazas de aparcamiento.


El alcalde del municipio, Santiguo Dorado, se mostró optimista ante esta nueva infraestructura que, tras mucho esfuerzo, contribuirá a mejorar la calidad de vida de los roblanos en un aspecto tan importante como es la salud. El regidor defiende que unas mejores instalaciones, unidas a la asistencia de los profesionales del Sacyl, son imprescindibles y vitales para que la atención primaria sea de calidad también en las zonas rurales. 

El edificio


Según el proyecto inicial, éste será un edificio cuyas dependencias se articularán en torno a un patio. Se planea la construcción en planta baja, compacto, cuadrado y en torno a un patio ajardinado. Todos los espacios funcionales se localizan hacia las fachadas y todas las salas de espera y circulaciones se sitúan hacia el patio.

Esta organización ayuda a la óptima organización estructural y funcional del edificio, favorece la correcta iluminación y ventilación de todos los espacios, permite la intimidad de las salas, y genera una interconexión visual y física entre las diferentes partes del edificio. La fachada exterior tendrá un guiño al pasado más reciente de La Robla, en la que estarán presentes gaviones rellenos con los cascotes de hormigón procedentes del desmantelamiento de las chimeneas de la antigua central térmica. Por su parte, el patio en el que todo confluirá, será un espacio ajardinado, con un paisajismo basado en especies propias de la zona, actuando como otro elemento bioclimático más del edificio.


Parte funcional 


Abordando la parte funcional de este consultorio, se zonifica por áreas, buscando en todo momento la fluidez de los espacios y la interconexión visual entre las diferentes zonas del edificio. En cada uno de los cuatro lados del inmueble, se organizarán las distintas zonas funcionales del consultorio médico PAC.

Así, en el ala sur se instalarán las consultas ordinarias, con una zona independizada para las consultas de pediatría. El ala oeste albergará las estancias del Punto de Atención Continuada, incluyendo sala de estar y dormitorios de descanso para el personal sanitario. El ala este, por su parte, acogerá la zona destinada a recepción y administración. En esta misma zona se situará la sala de extracción y laboratorio, buscando cierta separación del resto de consultas para evitar aglomeraciones. Finalmente, el ala norte estará dedicada los diferentes almacenes y cuarto técnico del edificio. Se reserva la orientación más fría y oscura para las zonas de servicio y almacenaje.


Eficiencia energética


El consultorio médico PAC de La Robla será todo un referente de la eficiencia energética y la construcción bioclimática. El edificio se diseñará siguiendo criterios pasivos y bioclimáticos que aseguren una baja demanda energética. Además, la demanda energética a cubrir derivada de factores como calefacción, refrigeración, ventilación, o iluminación, se planteará con equipos activos de consumo eléctrico, prescindiendo completamente del uso de combustibles fósiles. Por otro lado, destaca el hecho de que gran parte de la demanda eléctrica se cubrirá con producción propia, mediante un parque fotovoltaico instalado en la cubierta del edificio.
 

El Ayuntamiento de La Robla aprueba y licita el nuevo centro médico