martes. 05.07.2022

La bofetada de los alcaldes a Unicaja por el cierre de sucursales

Los regidores de los siete municipios afectados animan a sus vecinos a cambiar sus cuentas a otra entidad bancaria 
undefined
Mapa de León. RUBÉN GONZÁLEZ

El proceso de recortes iniciado por Unicaja se ceba con las zonas rurales de la provincia. Después de la supresión de la unidad móvil a principios de año que prestaba servicio a 32 pueblos, ahora se anuncia el cierre de siete oficinas también en el área rural de León, más otras dos en Palencia, cuyos servicios se prestarán desde Sahagún. La indignación entre los alcaldes de estas siete localidades afectadas es mayúscula.

Es el caso del alcalde de Sabero, Francisco García Álvarez, mostró su sorpresa, a la vez que su malestar e indignación, por el anuncio del cierre de la oficina en su municipio.

«Es la primera noticia que tengo, nadie se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento para anunciar este posible cierre, ni figura anuncio alguno de la entidad en su oficina de la localidad. Es indignante ver como una Oficina que acaparó gran parte de los ahorros de los vecinos del Valle de Sabero, ahora nos deja abandonados», lamenta el alcalde.

Los vecinos quieren dejar patente su rabia, decepción e incomodidad con esta medida, que harán llegar a los responsables de la oficina.

Algunos vecinos de las localidades del municipio tendrán que desplazarse algo más de doce kilómetros para acudir a la oficina de Cistierna, en gran parte vecinos de avanzada edad y sin apenas transporte público. «Esta medida es una bofetada más al medio rural, lo que hoy se conoce como la España vaciada», explica el alcalde, que anima a los vecinos para que realicen el cambio de cuenta para la oficina bancaria del BBA que, al menos, abre dos días a la semana para atender a sus clientes.

Ya el pasado mes de enero se suprimió el servicio semanal que se prestaba en 32 localidades

Durante decenas de años, entonces Caja España, ahora Unicaja Banco, centró la mayoría de los ahorros de la Cuenca Minera de Sabero, con grandes depósitos y movimientos, sin que la entidad bancaria revertiese algo de sus beneficios en favor del municipio. Ahora que la población ha disminuido y envejecido considerablemente, deja abandonas y sin servicio a la población. Desde el Ayuntamiento, resalta el regidor municipal, enviaremos una carta a los responsables de Unicaja Banco trasladando nuestra queja y solicitando que se mantenga, al menos, la apertura de la oficina una vez al día.

En el mes de noviembre de 2014, la entidad entonces Caja España”intentó el cierre de la oficina de Sabero y la presión popular y del Ayuntamiento hizo desistir a los responsables de entonces.

El alcalde de Pobladura de Pelayo García, José Ángel Tranche, se mostraba ayer visiblemente enfadado ante el cierre definitivo de la oficina de Unicaja que atendía a los vecinos un día a la semana, con lo que la localidad se quedará sin ninguna entidad bancaria. «Es una auténtica traición y una estocada más al medio rural; especialmente a sus mayores que durante toda su vida han llevado allí sus ahorros y sus negocios, préstamos, hipotecas, fondos… y, ahora, que es cuando más la necesitan, los dejan tirados».

Aparte de los siete cierres en León hay dos en Palencia cuyos clientes se desvían a Sahagún

«Pero es más —añadía—-, es una traición a la provincia de León y sus pueblos ya que en ellos nació la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León que luego dio lugar a Caja León y Caja España, luego absorbida por Unicaja. Hoy las decisiones se toman a miles de kilómetros, en Andalucía, solo teniendo en cuenta el volumen de negocio olvidándose de la labor social que deben cumplir estas entidades».

Pero Tranche anunció que «el Ayuntamiento lo va a tener en cuenta y dejaremos de trabajar con Unicaja». Además, el regidor, anunció que «desde ya mismo vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para que los vecinos, muchos mayores, puedan contar con un servicio de banca en nuestro pueblo» y aseguró que «el Ayuntamiento pondrá a disposición de cualquier entidad bancaria locales y todos los medios que podamos para que puedan atender a nuestra gente al menos unos días a la semana».

La alcaldesa de La Pola de Gordón, Noemí González, no podía ayer con la indignación al conocer la intención de Unicaja de cerrar la oficina de Ciñera de Gordón, donde ella vive. «Nos obligan a tener nuestras nóminas y nuestras pensiones en un banco que luego nos niega nuestro derecho a acceder a nuestro dinero en el lugar donde vivimos y nos obliga a desplazarnos, en nuestro caso a La Pola de Gordón, para poder tener efectivo», denuncia la regidora. González asegura además que desde el Alto de Pajares a La Pola de Gordón no queda ya ni una sola sucursal bancaria. «Nuestros vecinos ya son mayores, y no se manejan con la banca digital, está claro que para esta gente de Málaga somos números, no personas, y no les importamos nada».

En los mismos términos se expresa el alcalde de Riello, Manuel Rodríguez, que ha intentado ponerse en contacto con los responsables de la entidad en la provincia para hacerle llegar su indignación por el cierre de la oficina en su localidad «sin éxito alguno». Lamenta que «después de cien años en Riello, desde que era Monte de Piedad, «ahora nos dan la espalda». Por eso, anima a sus vecinos a que se cambien de entidad, ya que «es una faena muy grande».

La comarca del Bierzo también se ve afectada con tres cierres, en Congosto, Cubillos del Sil y San Miguel de las Dueñas.

El alcalde de Congosto, Jorge García, desconocía ayer que Unicaja fuese a cerrar la oficina de San Miguel de las Dueñas pero, en todo caso, valoró el cierre como «una mala noticia para el municipio», sobre todo para los pequeños municipios como el suyo, en los que cada vez los vecinos tienen menos servicios de este tipo. 

Por su parte, los 940 vecinos del municipio de Palacios del Sil únicamente pueden recibir atención directa en la oficina de Unicaja, localizada en la cabecera municipal, un día a la semana: Los viernes entre las 9.00 y las 14.00 horas. Ya de por sí insuficiente. Ahora, el cierre definitivo con el que la entidad financiera viene «amenazando desde hace un año», en palabras del propio alcalde complica todavía mucho más la situación. Roberto Fernández lamentó y denunció la situación en la que se encuentras su vecinos y los del medio rural en general. «Estamos peleando y negociando», dijo, aunque también reconoció que no se fía de nada. «Un día nos dicen una cosa y al día siguiente, otra», criticó. 

La comarca del Bierzo también se ve afectada con tres cierres, en Congosto, Cubillos del Sil y San Miguel de las Dueñas

De momento su guerra estaba en conseguir que la oficina de Unicaja de Palacios funcionara dos veces por semana y no solo una. «No estamos hablando solo de Palacios, sino de todos los pueblos del municipio y algunos están a 17 kilómetros. Los viernes se forman unas colas de hasta una hora», denunció el regidor.

Sobre el cierre definitivo, Roberto Fernández aseguró que no tiene ninguna confirmación oficial por parte de la entidad; aunque también afirmó que, de ser así, le han transmitido que el cajero automático sí se mantendría. «No me fío de ellos. Se hace todo lo contrario a lo que se dice», sentenció.

Los vecinos ya están cansados y ese hartazgo ha llevado a muchos a cambiar de entidad bancarias y pasar a otras que prestan servicio en Villablino, aunque ello suponga tener que desplazarse. De hecho, el alcalde reconoció que ha habido conversaciones con el Banco Santander en Villablino con la posibilidad de instalar en Palacios del Sil una oficina operada por un agente financiero. De momento -dijo- es solo una posibilidad que se ha puesto sobre la mesa.

El alcalde de Palacios considera que la propia Administración, ya sea a nivel nacional o autonómico, deberían «blindar» este servicio como se blinda, por ejemplo, la sanidad; porque es algo básico para los pueblos.

Por último, el alcalde de Cubillos del Sil, el socialista Antonio Cuellas, valoró de forma muy negativa el anuncio de cierre de la sucursal de Unicaja a mediados del próximo mes de marzo en su localidad. «Es una herida más a la sangría que están haciendo con el medio rural. Es vergonzoso vernos en esta situación», dijo el regidor. 

Con el cierre de Unicaja, en Cubillos del Sil sólo les queda la sucursal del Banco de Santander, después de que Unicaja fuera cerrando actividad cada semana, hasta atender una vez por semana. El alcalde de Cubillos asegura que Cubillos tiene una población de 1.800 personas, y el colegio atiende a 80 alumnos. Por eso considera que «Cubillos del Sil tiene futuro» y no entiende porqué se decide cerrar la sucursal, en un municipio en el que hay gente joven y también jubilados. «Cubillos del Sil tiene población. Este no es un ayuntamiento como Candín, Peranzanes o Barjas, que están aislados y con múltiples carencias y grandes necesidades. Cubillos tiene movimiento, y sin embargo vemos que van directamente al cierre», se lamenta Antonio Cuellas.

La bofetada de los alcaldes a Unicaja por el cierre de sucursales