miércoles. 10.08.2022

Jesús Calleja hizo un encargo: buscar localizaciones en León para poder rodar un rápel y colgar una hamaca en una pared épica pero accesible, y que como añadido estuviese cerca de un bosque de ensueño con un camino que lo atravesara y un mirador natural con vistas espectaculares. Parecía difícil, pero lo realmente complicado ha sido elegir uno de entre tantos lugares mágicos con los que cuenta la provincia leonesa con esas mismas características.

Y el lugar escogido ha sido el arco de Valdeteja, donde el aventurero leonés Jesús Calleja se ha quedado colgado para su nuevo proyecto; colgado a 40 metros del suelo y a 150 del cauce del río Curueño, unas vistas espectaculares para otear desde su hamaca sujeta a una pared vertical el atardecer antes de dormir en suspensión

El montaje, organizado por el espeleólogo leonés Pedro González, con quien Calleja siempre cuenta para preparar sus programas en León, incluso los viajes a la naturaleza que organiza con amigos del ámbito de la comunicación y la política, caso de Pedro Sánchez, Dani Rovira o Mercedes Milá, tuvo unos preparativos muy duros, pero que propiciaron unas fotografías únicas que hoy recoge este periódico. 

La práctica de la hamaca en suspensión es habitual en los ascensos a cumbres altas en las que es más práctico descansar en altura que iniciar un nuevo itinerario para ascender nuevamente. De manera que Jesús Calleja, en este ensayo que acabó en rodaje, culminó una compleja tarea que pronto tendrá resultados. No en vano, la promoción de este ascenso al arco de Valdeteja es visible en las redes sociales del comunicador y aventurero, con simpáticos vídeos en los que, como siempre, muestran su espontaneidad. 

En la cama con Jesús Calleja