viernes 20/5/22
La casona solariega de los Condes de Luna fue levantada en el siglo XVIII.

La casona blasonada de los Condes de Luna de Murias de Paredes está siendo sometida a una profunda rehabilitación con el fin de poner el edificio al servicio de la Reserva de la Biosfera de los Valles de Omaña y Luna. Según declaró la alcaldesa, Carmen Mallo, el inmueble, que data del siglo XVIII, la intención del Ayuntamiento es destinar el recinto a albergar el centro de interpretación de la Reserva, «aunque aún falta consensuar esta propuesta con el resto de los municipios». La inversión, fruto de un convenio con el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino que se nutre de fondos europeos, asciende a un millón de euros para ejecutar la obra de restauración y poner en marcha el proyecto, según reza en el cartel oficial que preside las obras. Con esta intervención se recuperará uno de los edificios más emblemáticos de la comarca, «muy querido no sólo por la gente de este municipio, sino también de toda Omaña», matiza Mallo. De momento, ya se ha concluido la primera fase de la intervención, en la que se han invertido 333.333 euros, y que ha servido para consolidar la estructura del inmueble «y evitar así que se viniera abajo». En concreto, se ha procedido a cambiar el tejado, instalar un aislante térmico -gracias a un convenio firmado con la Junta de Castilla y León a través del Plan del Carbón que ha supuesto 106.000 euros de inversión-, así como arreglar los torreones y el saneamiento integral del edificio.

Durante la segunda fase, se acometerá la reforma del interior de la casona. En esta intervención se acondicionará la calefacción, se renovarán los suelos y se cambiará la instalación eléctrica, entre otras actuaciones.

El inmueble ha sido cedido por la Fundación Álvarez Carballo, propietaria del edificio, a través de un convenio y su destino no puede estar vinculado con ninguna actividad con ánimo de lucro, según señaló la alcaldesa que considera el inmueble el marco más oportuno para convertirlo en el eje de la Reserva, «desde donde se podrá analizar y poner en valor todo el patrimonio natural de la comarca de Omaña».

Mallo concreta que se puede convertir en un espacio de formación y de fomento de proyectos de desarrollo sostenible «para aprovechar los recursos naturales, estudiar la flora y la fauna de la zona y sumar así un aliciente que añadir a los muchos que ofrece este territorio». Especial interés muestra la regidora en que el futuro centro albergue también un aula del río dedicado a revalorizar el Omaña, punto de encuentro de los pueblos de la comarca y uno de los valores destacados de la Reserva de la Biosfera.

La reserva fue creada en el 2005 incluyendo los municipios de Sena de Luna, Barrios de Luna, Soto y Amío, Murias de Paredes, Riello y Valdesamario. En total son 86 los núcleos de población que abarca el territorio.

La casona de los Condes de Luna renace al amparo de la Reserva de la Biosfera