jueves 04.06.2020

Los cazadores rechazan declarar a la perdiz roja vulnerable y piden un censo

La Fundación Artemisan ha expresado su rechazo a que la perdiz roja se catalogue como especie vulnerable a nivel global y propone que antes de tomar ninguna medida se complete la información existente, mediante un censo nacional a través del Observatorio Cinegético.

Fundación Artemisan se opone a la propuesta de la ONG BirdLife International, que ha incluido esa cuestión en un foro de discusión para asesorar a la Unión Europea sobre conservación de aves endémicas abierto el 31 de marzo.

Según señala la organización cinegética, la perdiz roja ha experimentado una fuerte regresión en los últimos años y BirdLife International ha planteado en ese foro si se debe catalogar a la especie, ahora en estado de «preocupación menor» a «vulnerable». El plazo de recepción de opiniones finaliza este miércoles.

Ante el debate, Fundación Artemisán señala que ha registrado un documento en la página de Internet de BirdLife International en el que explica por qué considera que declarar a la perdiz roja como especie vulnerable no solo respondería a criterios y conclusiones extraídas de informaciones incompletas, sino que además podría tener efectos negativos sobre la conservación de la especie, justamente lo contrario de lo que se pretende.

Artemisan advierte de que la información en la que se basa BirdLife International «es incompleta» porque proceden del programa de seguimiento SACRE, de la ONG SEO/BirdLife que analiza las tendencias poblacionales y que según la organización cinegética basa sus conclusiones en estudios con «cobertura de un territorio muy reducido, incluso sin referencias claras a los territorios estudiados en algunos periodos».

La fundación denuncia que SEO/BirdLife deja fuera «amplios territorios» dentro de las provincias de Toledo, Badajoz, Ciudad Real y Cádiz y que no incluye los censos de fincas y cotos en los que existen poblaciones gestionadas y que cuentan con «mayores densidades en comparación con áreas sin gestionar».

Considera que la declaración como vulnerable «no corregirá» los problemas de conservación a los que se enfrenta la perdiz roja y otras especies con las que comparte hábitat, sino lo contrario.

Los cazadores rechazan declarar a la perdiz roja vulnerable y piden un censo