domingo 23/1/22
Mundo rural

El cese de la unidad móvil de Unicaja planea sobre 32 pueblos a los que deja sin servicio

Los alcaldes denuncian que no han sido informados de la supresión que ayer conocían los vecinos al hacer sus transacciones
                      DL8P16F1-20-59-48-2.jpg
DL8P16F1-20-59-48-2.jpg

Los vecinos de Sorbeda, en el municipio berciano del Páramo del Sil, que ayer por la mañana se acercaron a la unidad móvil de Unicaja con la que una vez al mes realizan sus transacciones bancarias recibieron la desconcertante noticia. La entidad tiene previsto eliminar este servicio bancario en los 32 pueblos de la provincia a los que actualmente viaja una vez al mes en 21 de ellos, dos veces al mes, en tres, y cuatro veces al mes en ocho de ellos, según denuncian los sindicados.

De esta forma, la única entidad bancaria que presta este servicio en la provincia aparca su unidad móvil, la única que quedaba en funcionamiento de las tres que ha llegado a tener, dejando a sus vecinos sin ese trato presencial tan necesitado en las zonas rurales.

Fuentes de Unicaja consultadas por este periódico no desmintieron la noticia, y afirmaron que la entidad valorará alternativas en algunas localidades y que irá valorando la situación. En la unidad trabajan cuatro personas, dos de banca y dos de seguridad.

dl8p16g1

«Es lamentable que nos tengamos que enterar así», aseguraba ayer el alcalde pedáneo de Sorbeda, Norberto Alonso. «La gente tiene en esta entidad los ahorros de toda su vida, desde que era la Caja de Ahorros», sentencia.

Por su parte, el alcalde de Páramo del Sil, Ángel Calvo, estallaba ayer contra la entidad ya que asegura que como ayuntamiento no han tenido ninguna comunicación oficial. «Es un paso de gigante más a esa España vaciada de la que tanto se habla», lamenta el alcalde berciano, que denuncia la situación en la que quedan muchos vecinos. «Hay todavía una generación de personas que necesitan un trato presencial ya que no tiene acceso a Internet. Desde luego que para los bancos hemos dejado de ser personas para ser simplemente números», lamenta Calvo.

Otra de las localidades afectadas, y donde la unidad móvil hará mañana posiblemente su última visita, es Murias de Paredes. Su alcaldesa, Carmen Mallo, calificó esta situación como «vergonzosa, indignante, intolerable y moralmente indecente» a la vez que recordó que con este tipo de actuaciones «nadie puede hablar de desarrollo rural». También destacó que «estaremos en pie de guerra por la falta de servicios».

La regidora de Cabrillanes, Lina Freire afirmó calificó de «vergüenza», esta situación, recordando que «se les llena la boca hablando del mundo rural cuando necesitan los votos sin miran las necesidades de sus ciudadanos. Y es que a su juicio «no conocen el mundo rural», por lo que «todos los gobernantes deberían ser al menos una vez alcaldes de un pueblo pequeño».

Información realizada por: María Carnero, Ana Gaitero y Vanessa Araujo

El cese de la unidad móvil de Unicaja planea sobre 32 pueblos a los que deja sin servicio
Comentarios