domingo 9/8/20
Campo

CHD cuestiona la viabilidad de aumentar el regadío en Payuelos ante la escasez de agua

El organismo regulador cree que ejecutar las 15.752 hectáreas previstas para 2027 podrá afectar a otras zonas regables
Obras para la estación de bombeo del sector XIX en Payuelos. RAMIRO
Obras para la estación de bombeo del sector XIX en Payuelos. RAMIRO

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) cuestiona ahora la viabilidad de incrementar la superficie regable en Payuelos según se recoge en el documento que resume el tercer ciclo de Planificación Hidrológica en la Cuenca del Duero 2021-2027. Se trata, asegura el organismo regulador de la cuenca, de «revisar» tanto la planificación prevista en Payuelos como lo planeado para la zona de La Armuña, en Salamanca, dos casos de nuevas demandas para los que hay que considerar «si en los escenarios de cambio climático sería posible atenderlas sin afectar a la garantía de los regadíos existentes, analizar su viabilidad económica y si están incluidas en los programas de desarrollo rural donde se hayan analizado diversas alternativas de desarrollo, considerando su impacto ambiental y sus sinergias con otras actividades de desarrollo sostenible”.

El ‘Esquema provisional de temas importantes de la parte española de la Demarcación Hidrográfica del Duero’, que ayer salió a consulta pública, recoge que en los Payuelos está previsto, hasta 2027, un incremento de 15.752 hectáreas de superficie regable, un 14% más de las 111.766 hectáreas que existen actualmente. Alcanzar las 127.518 hectáreas regables en el Sistema Esla es lo que el organismo regulador de la cuenca pone ahora en duda. Según explica el documento, con estas hectáreas de Los Payuelos y las 23.000 previstas para el Sistema Tormes, se alcanzaría «un incremento en la demanda de hasta los 3.570 hm3». Por ello, la CHD señala que «pese a contar con declaraciones administrativas firmes, estos nuevos regadíos deberían revisarse ante escenarios futuros de reducción de aportaciones con el objeto de que puedan abastecerse con plena garantía».

La confederación cree que el cambio climático reducirá la aportación de agua en la cuenca

La confederación reconoce que aunque están en ejecución las nuevas zonas, «el ritmo de avance no está siendo el previsto por lo que el efecto de estas actuaciones sobre las garantías de regadíos existentes todavía no se ha percibido, teniendo la impresión de que podrían caber nuevas zonas regables». El documento especifica, de hecho, que durante los años trascurridos desde la aprobación del PHD vigente —2015-2021—, existieron dificultades en el cumplimiento de la garantía en varios episodios, entre ellos la sequía de 2017 que afectó a los sistemas de explotación del Carrión, Pisuerga y Bajo Duero y que provocó restricciones en otros.

«La falta de reservas se extendió hasta abril de 2018, lo que hizo que se planificaran muchos cultivos con criterios restrictivos de uso de agua», añade el documento, que remarca que en 2019, «los regadíos de algunos sistemas solo han contado con dos terceras partes de la dotación necesaria». Además, recuerda que en tramos no regulados «ha habido problemas de garantía en ríos Duerna, Eria, Bernesga, Torío, Curueño, Valdavia, Boedo, Cega,… tanto el año de sequía (2017) como otros años normales (2016, 2018 y 2019)». En este caso, asegura, «la falta de garantía es debida al desfase temporal entre recursos y demandas».

Reclama que se analice la viabilidad económica de las nuevas demandas de regadío en la zona

Ante este escenario, la confederación plantea una serie de medidas, incluida que se revisen «las nuevas demandas planteadas en La Armuña y Payuelos rios futuros de reducción de aportaciones será posible atenderlas sin afectar a la garantía de los regadíos existentes», y pide a la Comunidad «cerrar el mapa de regadíos de la cuenca con criterios conservadores en relación con la incertidumbre de las aportaciones de agua en el futuro».

También reclama campañas de concienciación para un consumo de agua adecuado, no solo en épocas de sequía y escasez, y la «posibilidad de congelación de nuevos desarrollos urbanísticos en tanto no se hayan resuelto los déficits de garantías.

Otra cuestión que se aborda es que se realicen una evaluación del «impacto de las modernizaciones de regadío realizadas hasta el momento y promover el ahorro de agua en los regadíos ya modernizados».

CHD cuestiona la viabilidad de aumentar el regadío en Payuelos ante la escasez de agua
Comentarios