sábado 21/5/22

aLaValduerna acoge la que probablemente sea la mayor concertación de molinos, sierras, pisones y fábricas de luz que se conocen. Desde Castrillo hasta Velilla de la Valduerna se contabilizan hasta 20 edificaciones que aprovechaban desde tiempos inmemorables el movimiento del agua de las zayas que parten del río Duerna.

Se trata de todo un tesoro hidráulico que el Ayuntamiento de Castrillo de la Valduerna y sus dos juntas vecinales han decidido poner en valor con un inventario y varias iniciativas administrativas.

La más importante, solicitar a la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León la declaración de Bien de Interés Cultural para todo este conjunto etnográfico, lo que le convertiría en el primero de la provincia de estas características.

Pra empezar, el Ayuntamiento ha realizado un inventario con todos los inmuebles, una valoración de su estado, un plan de alzada, y una investigación sobre sus orígenes y su propiedad, ya que muchos de ellos ni siquiera figuran en el catastro. «Este patrimonio, el que está en manos particulares, es el que más peligro corre, porque ni siquiera está documentado lo que hace más fácil su desaparición», asegura el alcalde de Castillo de la Valduerna, Jesús López.

También se ha creado una pequeña señalización, para lo cual se ha contado con una subvención de la Diputación, que tiene como objetivo dar a conocer todo este patrimonio. Además el Ayuntamiento y las dos juntas vecinales han empezado a adquirir molinos para hacerlos visitables.

Todo está en marcha para poner en valor todo este patrimonio, que en muchos casos data del siglo XV.

Un conjunto hidráulico único propuesto para ser declarado BIC
Comentarios