sábado. 02.07.2022

Declarada nula una subasta de pastos en Vega de Gordón nueve años después

La Audiencia Provincial inhabilita al presidente de la Junta Vecinal y absuelve a la secretaria
                      Los hechos tuvieron lugar en 2012 en Vega de Gordón. PLANILLO
Los hechos tuvieron lugar en 2012 en Vega de Gordón. PLANILLO

La Audiencia Provincial declaró nula la subasta de aprovechamiento de pastos celebrada el 28 de marzo de 2012 para la adjudicación de montes de utilidad pública de la Junta Vecinal de Vega de Gordón. y condenó a su entonces presidente como autor de un delito de prevaricación administrativa a la pena de nueve años de inhabilitación para ejercer el cargo, con expresa condena en una cuarta parte de las costas procesales, incluidas en igual proporción las costas de la acusación particular. El fallo absuelve a la secretaria de la junta, acusada de prevaricación administrativa continuada.

La sentencia declara probado que en sesión extraordinaria de fecha 28 de diciembre de 2011 la Junta Vecinal de Vega de Gordón acordó la adjudicación provisional de los pastos sobrantes de un monte de utilidad pública perteneciente al pueblo de Vega de Gordón mediante el sistema de subasta.

En el Diario Oficial de la Provincia de León de fecha 23 de febrero de 2012 se publicaron las bases para participar en dicha subasta, fijándose para su celebración el 28 de marzo, saliendo a concurso por el importe de 950 euros «todo el monte» de una extensión de 238,10 hectáreas para un rebaño vacuno de 60 cabezas.

Llegado el día de la subasta el 28 de marzo, como miembro de la Junta Vecinal concurrió únicamente el presidente de la misma, compareciendo también un agente forestal y dos ganaderos,

Sentencia
El pedáneo fue condenado por prevaricación administrativa a nueve años de inhabilitación

El primero de ellos, había prestado fianza días antes en relación con el tipo de la subasta inicialmente publicada del 3%, presentó una postura de 950 euros que fue rechazada por estar por debajo del mínimo (4.500 euros). Dicho ganadero manifestó su disconformidad al no haber sido advertido de las modificaciones de la subasta que se había publicado dos días antes, ya la postura ofrecida cubría el tipo de la subasta inicial y fue al inicio de la subasta cuando se le dijo que el precio era de 4.500 euros.

El otro ganadero, presentó y le fue permitido por el acusado, quien dirigía la subasta, tres sobres con tres posturas distinta de 950, 4500 y 12.199,99 euros sin que aportara el sobre con la fianza, copia de la tarjeta sanitaria y del libro de registro de la explotación donde constara las cabezas de ganado. Advertido el acusado por el ganadero que no podía admitirse tres sobres, y este que no había presentado copia de tarjeta sanitaria, el presidente mantuvo su criterio de permitírsele participar de la subasta haciendo consentida el acta de la subasta por el acusado Olegario se hizo constar que se adjudicó el remate con carácter provisional a Justino en la cantidad de 12.199, 99 euros, pero habida cuenta de que este le dijo que renunciaba a la mayor de las posturas y se avenía a abonar la de 4.500 euros, Olegario aceptó que fuera esta la cantidad por la que finalmente se adjudicaban los pastos. Con posterioridad a la celebración de la subasta, detectando importantes y graves irregularidades la denunciante Azucena presentó un escrito de alegaciones ante la Junta de Castilla y León, recibido el 3 de abril de 2012, quien se las remitió al acusado para su «su resolución por la mesa de contratación», constando recibidas las mismas mediante acuse de recibo el 16 de abril sin que las mismas fueran tenidas en cuenta por el acusado Olegario quien hizo saber a la Junta Vecinal que los pastos se habían finalmente adjudicado a Justino en 4.500 euros, motivo por el que en fecha de 17 de abril de 2012 la Junta Vecinal acordó celebrar una sesión extraordinaria en la que se hizo constar que se procedía a alquilar los montes de utilidad pública nº 677 y fincas particulares, tras la celebración de la subasta, a Justino en el importe adjudicado de 4.500 euros. Tras ello, ese mismo día, el 17 de abril, la acusada Sonia , que no había estado presente en la subasta, actuando como secretaria de la Junta Vecinal, rellenó un modelo de facilitado por la Junta de Castilla y León donde certificaba que conforme el libro de Actas de la Junta Vecinal de fecha 17 abril (folio 62) se había adjudicado definitivamente los montes de utilidad pública al ganadero que pujó con 4.500 euros, e. Ha quedado acreditado por la Junta de Castilla y León que a la fecha de la subasta el adjudicatario Justino no tenía la tarjeta sanitaria en vigor de la explotación y que no aportó el sobre conteniendo el certificado de haber abonado el 3% del tipo de la subasta, copia de la tarjeta sanitaria y copia de libro del registro de la explotación donde conste las cabezas de ganado. Tampoco consta que hubiera efectuado el ingreso de dicho 3% en la cuenta de la Junta Vecinal ni que tuviera su favor, por anteriores aprovechamientos, cantidades a su favor que pudieran compensar dicha fianza.

Declarada nula una subasta de pastos en Vega de Gordón nueve años después
Comentarios