viernes. 01.07.2022

Según pudo saberse ayer en Villaornate, D.M.F., el hombre de 27 años que disparó la pasada madrugada a un guardia civil y a un médico, nunca había mostrado en el pueblo un comportamiento conflictivo. Aunque algunos vecinos rechazaron manifestarse sobre el caso, incluso invitando a los informadores a abandonar la localidad —«Dejad al pueblo en paz», fue el comentario de alguno—, otros lo calificaron como una persona normal, si bien reconocieron que, en ocasiones, no quería ver a nadie. El autor del disparo reside en Villaornate con su madre y una hermana, si bien se da la circunstancia de que el miércoles por la tarde llegó de Valladolid su segunda hermana para pasar el puente.

El detenido «no era una persona conflictiva»