lunes. 03.10.2022
                      Los hechos tuvieron lugar el pasado 14 de agosto en un hospedaje de Hospital de Órbigo . RAMIRO
Los hechos tuvieron lugar el pasado 14 de agosto en un hospedaje de Hospital de Órbigo . RAMIRO

Efectivos de la Guardia Civil detuvieron en las últimas horas a dos personas por su presunta relación con las agresiones sufridas por el párroco de Hospital de Órbigo que fue objeto de una brutal paliza este verano con el robo como objetivo. Se trata de S.G.A. y N.S.H., vecinos de localidades del Principado de Asturias.

Los agentes de la Benemérita procedieron al arresto de una persona, al parecer desde el puesto de Veguellina de Órbigo, con el objeto de ponerlo a disposición judicial.

Durante buena parte de la mañana, el varón en cuestión permaneció en los juzgados de la capital para su examen por los médicos forenses, antes de que el Juzgado de Instruccion 1 de la capital adoptara las declaraciones pertinentes.

La otra persona fue detenida en Asturias, aunque a este respecto había menos datos por el momento. La investigación sigue abierta

La Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de León llevó a cabo en las últimas horas las mencionadas detenciones en relación con la agresión sufrida el pasado mes de agosto al párroco de Hopsital de Órbigo. Según fuentes de la Subdelegación del Gobierno, la investigación sigue abierta, por lo que no se descartan nuevas detenciones.

El caso fue trasladado finalmente al Juzgado de Instrucción número 1 de Astorga que decretó el secreto de las actuaciones.

Fue el pasado 14 de agosto cuando el sacerdote de Hospital de Órbigo, don Manuel González, de 84 años de edad, fue víctima pasadas las tres de la madrugada de una agresión por parte de unos desconocidos que se identificaron como peregrinos y que acudieron al albergue parroquial de la localidad —donde reside el cura— a pedir dinero. Según informó en su momento la Subdelegación del Gobierno de León, la agresión fue llevada a cabo por tres personas que se fueron del lugar de los hechos sin robar nada.

El sacerdote, que tuvo que ser trasladado al Hospital de León por la cantidad de lesiones que le propinaron, relató en su día a este periódico que todo comenzó cuando una persona que se identificó como un peregrino que estaba cansado después de la larga caminata, buscaba un lugar para hospedarse durante la noche.

Al no encontrarlo, acudió al albergue parroquial en el que reside el sacerdote. El cura le negó la entrada al hospedaje debido a que el visitante no tenía una credencial y por políticas de la diócesis no pueden acoger a aquellas personas que no dispongan de una acreditación en el refugio eclesiástico.

«Le vi desde la ventana del albergue y como no se iba el transeúnte bajé a la calle a explicarle los motivos por los que no podía hospedarle, cuando se los di me tiró al suelo», relata González. «Solo vi a uno de los agresores, los otros dos estaban escondidos», añade.

Según informó la Subdelegación del Gobierno de León, la agresión fue llevada a cabo por tres personas que se fueron del lugar de los hechos sin robar nada. «Me apalearon tres personas y después se dieron a la fuga», recodó con nerviosismo entonces el clérigo.

Dos detenidos por agredir al cura de Hospital de Órbigo