jueves 24/6/21
polémica con la fauna silvestre

Los ecologistas llevan al Seprona la decapitación de ciervos en Picos

Ni la reserva de caza ni la Junta han dado una versión oficial del macabro hallazgo.
Los cuerpos de los animales muertos y mutilados yacen sobre la nieve en Boca de Huérgano.

La aparición de cerca de medio centenar de ciervos, la mayoría de ellos decapitados, entre Espejos de la Reina y Barriedo, en el municipio de Boca de Huérgano, ha levantado la indignación de los ecologistas que ya han formulado las correspondientes denuncias ante el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) y ante el Servicio Territorial de Medio Ambiente de León.

A falta de una explicación oficial de este macabro hallazgo, ya que ni la Dirección de la Reserva Regional de Caza de Riaño, de la que depende la gestión de las especies cinegéticas de la zona, ni del propio Servicio de Medio Ambiente han querido aclarar los hechos, son muchas las hipótesis que se barajan.

Para Ecologistas en Acción, se trata de la acción de cazadores furtivos, que se han aprovechando la debilidad de los animales, como consecuencia del último temporal de nieve, para obtener los trofeos.

«No es la primera vez que en estos montes se aprovecha la nieve para abatir animales cansados y hambrientos, una modalidad de caza absolutamente prohibida, que se realiza sin ningún esfuerzo, no ofrece al animal posibilidad alguna de defensa y se convierte en un execrable ejercicio de tiro al blanco. De sobra es conocido el lucrativo negocio que existe detrás de las redes de tráfico ilegal de cuernas de ciervo», afirma Andrés Martínez, de Ecologistas en Acción.

El grupo conservacionista asegura tener testigos que han visto camionetas de particulares cargadas de cabezas de animales. «Algunos de ellos han asegurado que vieron como se remataba a sangre fría a los animales debilitados después de haberlos atraído hasta vehículos todoterreno con fardos de paja y hierba», explican los ecologistas. Por este motivo, exigen que se investiguen los hechos y se aplique el máximo castigo, administrativo y penal, a los responsables del supuesto abatimiento y decapitación de los ciervos atrapados en la nieve. «Es lamentable la imagen que se está dando del Parque Regional de Picos de Europa y de esta Red Natura», asiente Martínez, que apunta además que estos hechos pueden ser constitutivos de un delito contra la fauna tipificado en el Código Penal, por ejercicio de la caza cuando esta se encuentra expresamente prohibida. Además, asegura que se habrían producido diversas infracciones administrativas de las Leyes de Caza y Sanidad Animal de Castilla y León, y de la disposición que, con carácter reglamentario, regula el ordenado aprovechamiento cinegético y el ejercicio de la caza en las Reservas Regionales de Caza de Castilla y León.

Por otra parte, fuentes consultadas por este periódico asegura que las decapitaciones han sido realizadas por los propios celadores de la reserva ante la muerte natural de los animales como consecuencia de las nevadas, para evitar precisamente la acción de los furtivos. Estas mismas fuentes aseguran que las cabezas están siendo llevadas a la sede de la reserva para su posterior entrega a las juntas vecinales que las reclamen.

El hecho de que los cuerpos de los animales hayan quedado abandonados en el monte obedece, según esas mismas fuentes, a la falta de medios tanto económicos como de personal para su retirada.

Los ecologistas llevan al Seprona la decapitación de ciervos en Picos
Comentarios