martes 11/5/21
ECOLOGÍA Y MEDIO AMBIENTE

El ecoturismo que genera el lobo compensará los daños al ganado

La agencia WildWatching destinará parte de sus beneficios a reducir la conflictividad
Imagen tomada por Andoni Canela, fotógrafo de la naturaleza, en las montañas de Riaño

El histórico conflicto entre los ganaderos y el lobo parece haber encontrado una vía de entendimiento gracias al proyecto Wolf&Bio impulsado por la agencia de viajes leonesa WildWatching Spain, especializada en turismo de naturaleza.

Actualmente, las posiciones parecen ser cada vez más encontradas, ya que mientras algunos ganaderos y cazadores claman por el incremento de las batidas, una parte cada vez más significativa de la opinión pública aboga por la protección y la convivencia con el cánido, protagonista además de numerosas campañas lanzadas desde las redes sociales en su defensa.

El medio de este conflicto se encuentra la Junta de Castilla y León, que pese a poner en marcha el llamado Plan de Gestión del Lobo, que busca precisamente reducir la conflictividad social de esta especie autorizando batidas, no logra dar con la fórmula adecuada que contente a ninguna de las dos partes.

Ante esta situación la empresa WildWatching lanza este proyecto que busca cambiar la percepción que una parte del mundo rural tiene del lobo, para convertirlo en una fuente de recursos económicos sostenibles para las zonas de Riaño y Picos de Europa, lo que para uno de los responsables de esta empresa, Iñaki Reyero, es «un paso imprescindible para reducir la conflictividad de manera efectiva, lo que conducirá a medio plazo a una reducir los cupos de caza».

Para conseguirlo destinarán parte de los beneficios económicos que aporta el ecoturismo relacionado con la observación del lobo al impulso de medidas preventivas que ayuden a reducir la conflictividad y que permitan a los ganaderos beneficiarse de su presencia.

La observación de lobos en libertad despierta un enorme interés en el resto del mundo, y lugares como Riaño o la Sierra de la Culebra van camino de convertirse en verdaderas «mecas» para el ecoturismo, según explica Reyero, que asegura que «la llegada de visitantes debe ser útil no solo para desarrollar la economía local, sino para buscar vías de reducción de la conflictividad con los ganaderos».

De hecho, la principal fuente de ingresos del proyecto, aparte de las aportaciones propias de la agencia, serán las donaciones de los clientes y agencias que visitan la zona cada año y que ya se están recogiendo en la web de la empresa (www.wildwatchingspain.com).

El proyecto contempla una serie de medidas que consisten, básicamente, en llegar a acuerdos económicos con los ganaderos para compensarles por los posibles daños que les causan los lobos, aplicando distintas fórmulas, como el alquiler de pastos, la subvención de seguros o la compra de cachorros de mastín. Para WildWatching, «los daños causados por el lobo son casi insignificantes, y tienen una importancia relativamente pequeña dentro del conjunto de problemas que afectan a la ganadería».

Por el momento, la propuesta cuenta con la colaboración de Aefona (Asociación Española de Fotógrafos de la Naturaleza), mientras que la empresa leonesa mantiene contactos con varias asociaciones conservacionistas interesadas en el proyecto, y busca apoyo tanto en la Junta de Castilla y León como en la Unión Europea.

Este modelo ya se ha puesto en marcha con éxito en países como la India con el tigre.

El ecoturismo que genera el lobo compensará los daños al ganado
Comentarios