sábado. 26.11.2022

Las eléctricas suspenden la compra de carbón a las mineras leonesas para 2019

La falta de compromiso de la ‘transición justa’ firmada ayer adelanta la paralización de la actividad en las cortas.
Administración, sindicatos y empresas, tras la firma. RAQUEL P. VIECO
Administración, sindicatos y empresas, tras la firma. RAQUEL P. VIECO

maría j. muñiz | león

Los matices introducidos a última hora en el Acuerdo Marco para la Transición Justa de la Minería del Carbón y Desarrollo Sostenible de las Comarcas Mineras 2019-2027, que en su definitiva redacción incluye que el carbón es «el único combustible autóctono capaz de contribuir a la seguridad del suministro», no parecen convencer a las empresas eléctricas, que han anunciado su intención de no negociar la compra de carbón a las empresas mineras leonesas el próximo año. Tanto Endesa como Naturgy esperan que en los próximos dos meses el Gobierno defina su política energética, pero en lo que respecta a la generación con carbón autóctono el acuerdo ratificado ayer con la presencia de las ministras de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y de Trabajo, Magdalena Valerio, significa en la práctica el fin fijado para la minería a finales de este año; y deja en suspenso también las inversiones en las térmicas para continuar funcionando más allá de junio de 2020.

Tanto Uminsa en la Gran Corta de Fabero como Peal, que explota el cielo abierto de la Hullera Vasco Leonesa, ultiman la entrega de las cantidades comprometidas para este año en las térmicas de Compostilla y La Robla. Y lo harán en las próximas semanas las dos minas subterráneas en activo en la provincia. Desde Uminsa han comunicado en las últimas semanas a las subcontratas el fin de los contratos para la explotación, una vez cumplido el cupo de este año y sin negociar el del que viene. La misma situación viven en el cielo abierto de la Vasco, donde también ha quedado en suspenso la inversión en la térmica para adaptarla a la directiva medioambiental europea.

Las dos empresas eléctricas esperan ahora que el Gobierno dé a conocer el Plan Nacional de Transición Ecológica, que debe presentar a la Comisión Europea antes de fin de año, para decidir si llevan a cabo las inversiones y mantienen la actividad de las térmicas o si desisten de mantenerlas en activo, lo que les obligaría a cerrar como muy tarde en junio de 2020.

De momento las contratas y los trabajadores de las minas leonesas se preparan para afrontar un nuevo parón en la actividad, y los consiguientes expedientes de regulación de empleo que supone.

Las eléctricas suspenden la compra de carbón a las mineras leonesas para 2019
Comentarios