lunes 25/10/21

Éndriga, cuenta atrás a la libertad

La osezna Éndriga, que fue capturada el pasado año en Asturias, apura sus últimos días en Valsemana, antes de ser reintroducida en el medio natural una vez recuperada de sus lesiones.

Esta osezna fue recogida durante el verano de 2020 por la Guardería del Medio Natural del Principado de Asturias tras el seguimiento de una osa con dos crías en el Valle de Saliencia (Somiedo).

Se comprobó que esta osezna perdía condición corporal y le costaba cada vez más seguir al grupo, por lo que la madrugada del 27 al 28 de agosto se recogió el ejemplar y se trasladó a una clínica de Oviedo, donde se realizaron las primeras curas.

La osezna presentaba hipotermia, hipoglucemia, y un peso muy por debajo de lo normal para su edad. Su evolución en los más de tres meses que estuvo ingresada en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cantabria fue muy buena, pero no suficiente para su puesta en libertad, por lo que se decidió su traslado al ecinto leonés, una vez superadas las graves.

A su llegada a León la osezna Éndriga pesaba 30 kilogramos y en la actualidad ha superado ya los 36 tras los 4 meses que ha estado en el recinto de aclimatación,

Visto el estado de desarrollo del ejemplar, la ausencia de cualquier patología y de cualquier tipo de síntoma de habituación, el Grupo de Trabajo de oso pardo cantábrico aprobó en la reunión celebrada el 7 de abril su reintroducción al medio natural, que se realizará en los próximos días.

Éndriga, cuenta atrás a la libertad