viernes 7/5/21
Manzaneda de Torío

Los escolares, obligados a recorrer un kilómetro a pie para coger el autobús

Educación alega que la carretera al casco urbano es «demasiado estrecha»
Cada mañana, a eso de las ocho y media, sale la expedición formada por los siete escolares y sus madres que tienen que recorrer un kilómetro por carretera para coger el autobús que les espera al lado del puente del río y que les traslada a Villaquilambre. Los más pequeños, los de Infantil, son llevados en silla y con mantitas para que no se cansen. Así todos los días. FERNANDO OTERO

Llueva, nieve, haga frío o calor, los niños de Manzaneda de Torío se enfrentan todos los días del curso a la forzosa aventura de tener que recorrer un kilómetro andando por carretera para poder coger el autobús escolar que les traslade al Colegio Rural Agrupado (CRA) de Villaquilambre donde están matriculados.

Se trata de un grupo de siente menores de corta edad, estudiantes de Infantil y Primaria, a los que el autobús que cubre su línea les coge y les deja a un kilómetro de sus casas, al lado del puente del río, ya que se niega a entrar en el caso urbano de la localidad para trasladarlos, alegando que la carretera de entrada es demasiado estrecha.

Las familias de estos pequeños llevan dos años peleando con todas las administraciones competentes para solucionar lo que para ellos es una «discriminación» en relación con los alumnos de otros pueblos del municipio, a los que si les recogen en el casco urbano.

«Son muy pequeños, algunas veces les tenemos que llevar en silla porque se cansan, o en nuestros coches», relata una de las madres afectadas.

Contradicción
La Diputación certifica que el ancho de la carretera es similar a otros donde sí entra el autobús

Las familias han mantenido encuentros con el director del colegio de Villaquilambre, quien en todo momento les ha dado la razón, y enviado escritos tanto a Educación como al Defensor del Pueblo, que ha recogido la preocupación de las madres y los padres de estos pequeños.

Desde la Dirección Provincial de Educación explican que la línea que cubre el trayecto que recorre la LE-311 hasta Villaquilambre, tendría que desplazarse por la LE-5607 para llegar a Manzaneda, que es demasiado estrecha para que entre el autobús. El problema es que se trata de un vehículo de grandes di mes iones, ya que es una de las llamadas líneas combinadas, que presta un transporte regular de viajeros, y que tiene unas plazas asignadas para los escolares de la zona. «Solicitamos un informe a la Guardia Civil, como siempre cuando hay una parada nueva, y nos dice que el trayecto entre la LE-311 y el pueblo es muy estrecho y no recomiendan que pase un autobús porque no se cruza con un coche y puede ser peligroso», explica textualmente Educación.

Cruce de informes

Sin embargo, las madres y padres de los alumnos encargaron también su propio informe de seguridad vial al Subsector de la Guardia Civil de León quien certifica que es más seguro para los menores que el autobús entre en el pueblo a recogerlos, ya que además la carretera en cuestión no presenta demasiado tráfico para que transite el autobús. Además, la Diputación de León también confirmó a las familias que el ancho de la carretera es de 4,50 metros, similar a las entradas de los otros pueblos, como Riosequillo, Valdería o Fontanos, donde sí entra el autobús. 

Además, para facilitar las cosas, el Ayuntamiento de Garrafe de Torío, del que depende Manzaneda, instaló una marquesina en la plaza del pueblo e instaló dos espejos para que el autobús no tuviera problemas a la hora de dar la vuelta.

Sin embargo nada parece convencer a Educación que le parece más seguro que siente menores tengan que ir andando un kilómetro por una carretera sin arcén, que obligar a la empresa de transporte a que entre en el pueblo a recogerles circulando por la carretera como llevan haciendo toda la vida los vecinos de esta localidad, extremando al máximo la precaución.

Los escolares, obligados a recorrer un kilómetro a pie para coger el autobús
Comentarios