sábado 26/9/20

Los espacios protegidos, el oso y el urogallo tumban la Autovía Minera

La infraestructura entre Villablino y la AP-66 no supera el trámite medioambiental.

No habrá Autovía Minera. Así lo ha decidido la Dirección General de Calidad y Sostenibilidad Ambiental al informar negativamente la declaración de impacto ambiental (DIA) en su totalidad las tres propuestas de construir una vía con doble carril de circulación por sentido en el tramo de Villablino a la autopista León-Campomanes (AP-66) y hacerlo parcialmente con la que contemplaba autovía entre la capital lacianiega y Piedrafita de Babia. La repercusión de la autovía en espacios naturales y en las poblaciones de osos y urogallo son las razones de su rechazo.

El tramo citado forma parte del proyecto denominado Autovía Minera o Eje Subcantábrico pretendía enlazar Toreno con el Principado de Asturias a Aguilar de Campoo (Palencia) por La Robla y Guardo, que, con un presupuesto de 21.358.000 euros para la totalidad de sus tramos, se propuso financiar con cargo al Plan del Carbón. Así, la DIA tan sólo da de paso las alternativas que suponen la mejora de actual carretera autonómica CL-626 con variantes de población y, parcialmente, la que contempla la construcción de un túnel entre el enlace de la AP-66 y la localidad de Pobladura de Luna. Dos de las opciones rechazadas en su totalidad suponían construir una nueva autovía aprovechando el trazado de la CL-626, si bien la primera finalizaba en Caldas de Luna (con 36,7 kilómetros de recorrido) y la segunda enlazaba con la AP-66 mediante el denominado túnel del Oblanca (36,2 kilómetros). La tercera, conocida como corredor sur, suponía construir una autovía por el actual trazado de la LE-493, que atraviesa Omaña y comunica Villablino con la AP-66 a la altura de la Magdalena, con un trayecto superior a los 58 kilómetros. El estudio informativo que recoge las opciones sometidas a la DIA salió a concurso el 29 de diciembre del 2006, con un presupuesto base de licitación de 599.952 euros.

La Dirección General de Carreteras había elegido como mejor alternativa la opción que contemplaba construir una autovía entre Villablino y Piedrafita de Babia, para continuar el resto del trazado por la actual carretera, dotándola de variantes de población.

La Dirección General de Medio Natural, a la que se pidió informe por las afecciones ambientales del proyecto, desechó toda alternativa que implicara tramos de autovía, excepto si se recurría a tramos de túnel de considerable longitud, por atravesar varias zonas incluidas en la Red Natura 2000 y terrenos incluidos en los planes de recuperación del oso pardo y del Urogallo Cantábrico.

Los espacios protegidos, el oso y el urogallo tumban la Autovía Minera