lunes 26/7/21
Efectos de la reforma

La factura eléctrica subirá hasta 261 € más al año en algunas zonas rurales de León

Un estudio concluye que el Fondo Nacional de Sostenibilidad del Gobierno grava a los territorios más despoblados
electricidadg1

El Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE), con el que el Gobierno central intenta aliviar al consumidor eléctrico de los costes del régimen especial de la energía renovable eléctrica, gravará drásticamente al resto de consumos energéticos.

Así se desprende del último informe realizado por Sedigas, en el que se ha hecho un cálculo del incremento que supondrá esta medida en las zonas consideradas más vulnerables desde el punto de vista de la despoblación, lo que agravará aún más la brecha de la desigualdad que ya de por sí sufren estos territorios.

El análisis realizado demuestra que los hogares en las zonas más despobladas utilizan un mix energético más dependiente de energía no eléctrica, requieren de mayores desplazamientos y tienen mayor dificultad para utilizar infraestructuras de transporte público y sustituir su vehículo por uno eléctrico. Además, la penetración de tecnologías de suministros energéticos dependientes de energía no eléctrica es mayor en aquellos núcleos urbanos de menor tamaño y en las zonas rurales. El aumento de la factura por hogar en las zonas más despobladas de la provincia de León podría llegar a los 261 euros al año. Asimismo, el documento publicado concluye a través del análisis de datos públicos que los consumidores vulnerables y extremadamente vulnerables experimentarían incrementos generales en el pago por sus consumos energéticos globales. Por un lado, el hogar medio suele tener un mix energético más dependiente de energía no eléctrica, cuyo coste aumentaría con el fondo propuesto por el Gobierno. Por otro, se concluye que los hogares de rentas más bajas no tienen tanta facilidad para comprar un coche eléctrico que evite el sobrecoste de hidrocarburos, según apunta el informe.

Por territorios
Castilla y León, Navarra, Madrid o La Rioja son las más afectadas por la propuesta del Gobierno

Además, los habitantes que residen en áreas más despobladas requieren de mayores desplazamientos y tienen mayor dificultad para utilizar infraestructuras de transporte público y sustituir su vehículo por uno eléctrico.

El clima continental además demanda un mayor consumo térmico que el clima mediterráneo o atlántico, y las seis Comunidades Autónomas más despobladas de España, entre las que se encuentra Castilla y León, se ubican en esta zona climática.

Es estas zonas, la penetración de calderas es tres veces mayor en la zona continental que en la zona mediterránea.

Además, la penetración de tecnologías de suministros energéticos dependientes de energía no eléctrica es mayor en aquellos núcleos urbanos de menor tamaño y en las zonas rurales.

Asimismo, la experiencia internacional señala que si no están bien diseñados la carga de impuestos energético-ambientales tiende a recaer sobre aquellos hogares de menor renta. Además, aquellos impuestos que gravan los combustibles del hogar tienden a ser más regresivos que otras figuras. Las evidencias aportadas en el estudio señalan que el impacto mayor se produce en los hogares con menos ingresos, mientras el 10% de los hogares con mayor renta soportarían una carga mucho menor del gravamen

Más dependientes
Los habitantes de zonas despobladas tienen más dificultad para acceder al transporte público

En resumen, los hogares de las zonas de baja densidad de población experimentarían un incremento medio en su factura energética anual de 66 euros, frente a los 44 euros de los hogares de las zonas densamente pobladas.

Además, hay que tener en cuenta que el gravamen impuesto al 10% de hogares de mayor ingreso es inferior que el experimentado por la mayor parte de los hogares con menor ingreso

Castilla y León, Navarra, Madrid o La Rioja serían por lo tanto las Comunidades más afectadas por la aprobación del Fondo, cuyos hogares verían aumentada la factura energética anual entre 100 y 84 euros.

Por tanto, se puede concluir que la inclusión de las compensaciones revierte en un pago sustancialmente superior por parte de los consumidores domésticos.

La factura eléctrica subirá hasta 261 € más al año en algunas zonas rurales de León