sábado 25.01.2020
UNA LÍNEA EN VÍA MUERTA

Feve sólo vende billetes en seis de las 41 estaciones de su línea en León

Las máquinas de autoventa sólo se encuentran allí donde hay servicio al viajero en ventanilla
Feve sólo vende billetes en seis de las 41 estaciones de su línea en León

Los usuarios de Renfe-Feve sólo pueden adquirir sus billetes en seis de las 41 estaciones y apeaderos que la empresa pública de transporte de viajeros por ferrocarril tiene operativos en la línea León-Guardo. Según datos facilitados por el Sindicato Ferroviario (SF-Intersindical), sólo es posible adquirir el pasaje en ventanilla en las estaciones de San Feliz de Torío, Matallana, La Vecilla, Boñar, Cistierna y Guardo, mientras que los viajeros que sube al tren en otras paradas pagan el viaje a los interventores, cuyo número ha ido reduciéndose en la plantilla de la red de vía estrecha desde la crisis económica.

Por otra parte, la posibilidad de adquirir los billetes en máquinas expendedoras sólo es factible en cuatro de las estaciones en las que existe atención al público en ventanilla. Ninguna otra parada dispone de personal o máquina de autoventa, de ahí la importancia del interventor en la red de ancho métrico. «Llevamos mucho tiempo denunciando la falta de interventores», apuntó el portavoz de SF-Intersindical en Castilla y León, Amador Hernández.

VANDALISMO

Para este sindicato, la venta automatizada no es la solución al problema. «En los apeaderos, que son la mayoría, el mantenimiento de las máquinas sería complicado y muchas serían objeto de actos vandálicos o robos. Te duran una semana», reseñó Hernández. La única alternativa a la que encuentra cierta viabilidad es a la instalación de estas «en aquellas estaciones que dispongan de un recinto cerrado. Con una cámara de vigilancia... Pero, si no, entre los que pintan y los que roban no durarían nada». Sin embargo, apuntó que la autoventa «se ideó para facilitar la compra de billetes en las grandes estaciones», por lo que el sindicato reivindica la figura de los interventores como método efectivo de venta y control de viajeros. Con una plantilla que ha ido adelgazando desde los años de la crisis «no damos servicio. Es imposible», insistió el portavoz de SF-Intersindical.

LAS MÁQUINAS COMO EXCUSA

Ante este panorama, lo que resulta cuando menos curioso es que la compañía justifique con la autoventa la imposibilidad de sacar el billete con la que se encontraron un grupo de viajeros, que se desplazaron de León a La Vecilla. Renfe-Feve se disculpaba por la molestia ocasionada y achacaba la imposibilidad de conseguir pasaje al cambio en el sistema, «canalizándose preferentemente a través de las máquinas autoventa», se leía en el correo electrónico de respuesta a uno de estos usuarios. «Esta circunstancia hace que los agentes no estén ubicados permanentemente en los trenes, y realicen trabajos de circulación y atención al viajero en las distintas líneas y dependencias», añadía el mensaje.

SF-Intersindical no cree que los problemas se solucionen con la convocatoria de empleo que ha realizado la compañía. «Ofertan 400 y pico plazas, pero hay que repartirlas en todo el Estado y León no es una provincia preferente y Feve, mucho menos», apuntó el portavoz en la Comunidad. En su opinión, «da igual que se manifieste o no la gente. La prestación del servicio es lamentable, una tomadura de pelo a los usuarios y a los ferroviarios».

Como se recordará, más de 4.500 personas se manifestaron en León el 19 de septiembre para reclamar el fin de la deficiencia de los servicios en el ferrocarril de vía estrecha, tanto en su integración en la capital de la provincia leonesa como en los problemas que desde hace tiempo ha sufrido en los pueblos, con supresión de servicios por falta de maquinistas o de personal para repostar y averías entre otras carencias.

Feve sólo vende billetes en seis de las 41 estaciones de su línea en León