miércoles. 06.07.2022
DL29P18F10-19-42-04-5.jpg

Javier Oblanca dirige una industria avícola que factura 80 millones al año con un secreto para el éxito: «trabajo, trabajo y trabajo y gente con la que trabajar». Cree que cada día hay que ser más profesional «y conocer las claves de la producción». Defiende la seguridad alimentaria en Europa como «la mejor del mundo», con el lógico aumento de costes que se compensan por una calidad mejor que la de otros mercados. Oblanca asegura que la internacionalización del producto choca con las trabas burocráticas y que el mercado está condicionado por el consumidor chino. Afirma que hay mucha fragmentación en el mercado español lo que hace difícil competir con multinacionales, aunque siempre hay lugar «para el producto singular».

«La fragmentación del mercado español pone difícil competir»