miércoles. 29.06.2022
La popular estatua ha vuelto al jardín. DL

Como toda historia de Gorgorito, como la que le tocó vivir hace unos tres meses, merece un final feliz y así ha sido. Fue el pasado 13 de octubre cuando el alcalde de Astorga, Juan José Alonso Perandones, anunció en un comunicado que la escultura de Gorgorito —ubicada en el jardín de la Sinagoga— había sido sustraída en un acto vandálico, a la par que reprochaba dicha fechoría.

Tan sólo un día después, el 14 de octubre, la escultura fue hallada a entre la basura del Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) de San Román de la Vega tras pasar por las ruedas, ganchos y prensas «salvando su vida de milagro», tal y como aseveró Perandones; teniendo que lamentar únicamente la pérdida de una mano.

La decisión final tomada fue de conservarlo, restañar sus magulladuras y reponerle la mano amputada; labor que ha corrido a cargo de Talleres Oria. Para tal propósito, el técnico de Cultura, Antonio Morales, realizó un modelado de dicho miembro superior para la fundición y, para lograr este objetivo, el Ayuntamiento ha contado con la colaboración de Antonio Pino (el responsable de la empresa de las actuaciones en las que sale Gorgorito).

Tras su restauración, desde ayer, la escultura de Gorgorito vuelve a custodiar el jardín de la Sinagoga, según anunció el alcalde. No obstante, concluyó que «ha sido este un episodio lamentable, contra los propios niños y mayores que disfrutaron este personaje siendo niños, y que ha merecido, así lo he apreciado, el rechazo de gran parte de los astorganos.

Gorgorito vuelve a custodiar el jardín de la Sinagoga tras recuperar su mano
Comentarios