sábado 22/1/22

De acuerdo con la actual normativa, la práctica de la navegación en la cuenca del Duero está sujeta a declaración responsable, lo que implica que todas las embarcaciones deberán estar en posesión del correspondiente título expedido por el organismo competente. Desde el servicio de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León se recuerda que en el caso de Riaño y de Luna, ambos enmarcados en un parque regional, el primero, y natural, el segundo, las actividades acuáticas están perfectamente reguladas en los planes de ordenación. «Son actividades autorizables, y por lo tanto sujetas a unas normas que se cumplen escrupulosamente, ya que si no se promueven las correspondientes sanciones». Desde este servicio se añade que ninguno de los embalses soporta una navegación que preocupe desde el punto de vista medio ambiental y que todas cumplen las normas, como la limitación de velocidad, no navegar de noche ni en zonas delicadas ambientalmente, no superar el nivel de ruido permitido y no realizar labores de mantenimiento en el agua.

La Junta defiende el uso responsable