jueves. 11.08.2022

La catedral abraza la Cruz

La cristiandad pone el foco en el primer templo de la Diócesis que custodia hasta hoy el Lignum Crucis de Santo Toribio La última vez que el fragmento visitó Astorga era 1973.
La misa se abre a todos los fieles y al clero de la diócesis. MARCIANO
La misa se abre a todos los fieles y al clero de la diócesis. MARCIANO

a.g. valencia | astorga

Con la solemnidad propia de un hecho histórico y sabiéndose el centro de la cristiandad durante un día, Astorga se engalanó ayer para recibir el Lignum Crucis de Santo Toribio, el fragmento de la Cruz en la que murió Jesucristo más grande que se conserva. En el atrio de la catedral, el obispo de la diócesis de Astorga, Juan Antonio Menéndez, recibió la reliquia de manos de su homónimo en Santander, Manuel Sánchez Monje. A las puertas del primer templo de la diócesis cientos de fieles y los religiosos y sacerdotes guardaban en su retina el acontecimiento, un hecho que no se repetía desde hacía 45 años, cuando, igual que ayer, el Lignum Crucis visitó Astorga y León. Ayer el obispo de la capital de la provincia, Julián López, y el prelado de Santiago de Compostela —que además celebró el 25 aniversario de su ordenación episcopal— también acompañaron el momento.

Junto la Cruz— que salió temprano del monasterio de santo Toribio de Liébana (Cantabria)— acudieron más de cien miembros de la cofradía de la Cruz de Liébana, además de otras parroquias y hermandades de distintos lugares de la diócesis y de la propia ciudad. Igualmente, los jóvenes papones de León se desplazaron hasta Astorga.

El histórico día abrazó la celebración de la fiesta de san Juan de Ávila y las bodas de oro y plata sacerdotales de siete presbíteros. Tras la misa solemne, la catedral abrió de nuevo a las cuatro de la tarde para que todos los fieles pudieran venerar la Cruz. A las cinco hubo un acto para los niños y, después, vigila y procesión hasta el seminario donde pasó la noche.

El Lignum Crucis que ha vuelto a Astorga es el fragmento más grande que se conserva de la Cruz de Cristo. Los expertos destacan que la madera pertenece al brazo izquierdo de la Cruz y en ella se observa el agujero donde fue clavado Jesús. Fue santo Toribio, obispo de Astorga, quien en el siglo V trajo la reliquia desde Jerusalén. La misma pieza que hoy procesionará, de nuevo, hasta la catedral a las 11.30 horas.

La catedral abraza la Cruz