martes. 31.01.2023

León no olvida su esencia minera

Santa Bárbara volvió ayer a recorrer las calles de los pueblos de las cuencas Los actos se sucedieron en las principales comarcas para recordar a los que perdieron la vida en la mina y para rememorar un sector que ya forma parte de su historia
                      Misa en Santa Lucía del Gordón en honor a la patrona. MIGUEL F.B.
Misa en Santa Lucía del Gordón en honor a la patrona. MIGUEL F.B.

Siempre en la memoria, siempre en el corazón. Las cuencas mineras de la provincia de León siguen rindiendo cuentas a su patrona en el día de Santa Bárbara. A pesar de que todas las minas se han cerrado y que el sector se da prácticamente por extinguido, los municipios donde en un tiempo no muy lejano el carbón lo fue todo, se resisten a perder esa esencia minera.

Desde tiempos inmemoriales, cada cuatro de diciembre, todas las cuencas mineras del país, se vuelcan con esta festividad que suele ocupar esta jornada de recuerdo y hermanamiento entre los trabajadores del carbón. La tradicional procesión con la santa a hombros de los mineros, el posterior encuentro de todos degustando unas ‘gijas’ u otro producto típico de la zona o el baile de la tarde, se repiten en muchos pueblos de las cuencas de León y Palencia para homenajear a un sector con el que siguen estrechamente relacionados,

Es el caso de lugares tan emblemáticos como Santa Lucía de Gordón, donde tras brindar a la santa una emotiva misa, la procesionaron por la localidad, a hombros de antiguos trabajadores del sector, ataviados con sus ropas de trabajo.

Para concluir la jornada, todos los presentes compartieron unas patatas con corzo en el hogar del pensionista.

Lo mismo ocurre en Cistierna, donde la villa vivió la festividad de Santa Bárbara con una misa y la posterior procesión hasta la ermita. Al finalizar se hizo un homenaje al exminero recientemente fallecido Jesús Llamazares que fue un activo colaborador de la hermandad de santa Bárbara de Cistierna. La jornada finalizó con una comida de los miembros de la hermandad y familiares y el posterior baile.

La comarca de Laciana, eminentemente minera, también se volcó ayer con los actos de su patrona, con el oficio de una misa en la parroquia de Santa Bárbara, a las 12.00 horas y tras ello con la ofrenda de una corona de laurel a la estatua de los mineros. En esta ocasión los homenajeados corresponden a los mineros nacidos en los años 1950 y 1951.

En la Robla también se organizó una programación especial para este día que comenzó con el homenaje a todos los mineros fallecidos en el tajo que se brindó en la avenida de la Térmica donde se depositó una corona. Después, por la tarde, tuvo lugar la proyección del vídeo Sangre minera, con la actuación del coro Voces de Alba. en la casa de cultura.

Para terminar la jornada todos compartieron un chocolate caliente en la plaza de la Constitución.

Información elaborada por: Vanessa Araujo, José María Campos, Juan Manuel Castro, María y Carnero y M.C. Cachafeiro.

León no olvida su esencia minera
Comentarios