miércoles. 08.02.2023
San Antón no pudo procesionar por las calles de San Mamés, como contempla la regla de la bañezana Cofradía de San Antón, del siglo XVIII para el lunes siguiente a la celebración de la celebración litúrgica. Pero el agua no suspendió el resto de los actos previstos para la jornada de ayer y a los que precedió la bendición de animales del domingo. De esta manera, los cofrades oyeron misa en la iglesia de la pedanía de San Mamés, oficio amenizado por la música que interpretaron varios de sus miembros y al que también asistieron los más devotos de San Antonio. Tras el oficio eucarístico, se procedió al reparto del tradicional chorizo, con pan y vino y pastas, al que se añadieron este año, como novedad, las pastas de San Antón, cedidas por el juez que entrante, Jacinto Peñín, propietario de una prestigiosa empresa de confitería en la ciudad. Habrá que ver si la novedad de este dulce se termina convirtiendo en tradición, más aún teniendo en cuenta la afición bañezana por consumir aquellos dulces típicos de cada época del año. Aunque el aperitivo se tuvo consumir en los porches y atrio de la iglesia, evitando que la lluvia lo aguara, los cofrades cumplieron con la tradición un nuevo año, acompañados por el alcalde de La Bañeza, José Manuel Rodríguez, que también asistió a la comida de hermandad.

La lluvia impidió a San Antón, que ayer estrenó roscas, salir en procesión por San Mamés
Comentarios