miércoles 18/5/22

La CL-623, en el tramo que discurre entre San Andrés del Rabanedo y Lorenzana, la A-231, entre Onzonilla y Sahagún; la CL-631, entre Ponferrada y Cubillos del Sil, y la LE-713, entre Fuentes Nuevas y Camponaraya, son los tramos en los que la Junta de Castilla y León ha realizado los mapas estratégicos del ruido entre las vías correspondientes a la red autonómica. Todas ellas corresponden a la segunda fase, que se inició en 2017,

En total, los planes de acción se extienden a 17 carreteras de la red autonómica cuyo tráfico es superior a 3 millones de vehículos al año y sobre las que previamente se han elaborado los correspondientes Mapas Estratégicos de Ruido. Según destaca la Junta, son el «instrumento de carácter preventivo y corrector que tienen por objeto afrontar globalmente los aspectos relativos a la contaminación acústica, así como la planificación de las actuaciones prioritarias en las zonas que se detecten más expuestas al ruido». Estos planes de acción tienen entre sus objetivos afrontar las cuestiones concernientes a la contaminación acústica en las correspondientes áreas y determinar las acciones prioritarias a realizar en caso de superación de los valores límite de emisión o inmisión o de incumplimiento de los objetivos de calidad acústica.

Según la memoria elaborada por la Junta, entre sus cometidos está el de proteger las zonas tranquilas en los municipios y en campo abierto contra el aumento de la contaminación acústica.

Los mapas estratégicos elaborados por la Junta abarcan cuatro viales de la provincia
Comentarios