viernes. 01.07.2022

Las máquinas avanzan para despejar la Ruta del Cares y limpiar el canal

Esperan que antes de Semana Santa esté todo a punto al ser una de las épocas con más visitantes
                      Las estimaciones apuntan a que la ruta esté transitable en unos días, aunque hay que asegurar la zona para evitar nuevos desprendimientos. DL
Las estimaciones apuntan a que la ruta esté transitable en unos días, aunque hay que asegurar la zona para evitar nuevos desprendimientos. DL

La retirada de rocas en la Ruta del Cares avanza con el trabajo de la maquinaria desplazada hasta el lugar donde el pasado mes de febrero se produjo el grave desprendimiento que dejó intransitable el trazado. El canal del Cares ya está prácticamente limpio y se está terminando de despejar el acceso.

El argayo causó importantes daños en el canal del Cares, una obra de infraestructura hidráulica construida hace más de un siglo y con la que se surte la central de Caín. Las estimaciones apuntan a que la ruta esté transitable en unos días, aunque hay que asegurar la zona para evitar nuevos desprendimientos.

Todo el material que se va extrayendo de la zona del desprendimiento que es ajeno a la naturaleza como puede ser el hormigón de parte del canal de la central eléctrica de Caín se está sacando con máquinas hacia Poncebos. Mientras que las grandes rocas se están partiendo con micro voladuras . Además debajo de la ruta han colocado una gran malla para evitar que las piedras puedan caer al río o a un camino que conduce al pando Culiembro.

Operarios de la empresa Tragsa permanecerán realizando los trabajos de limpieza para despejar la ruta una vez que los empleados encargados de limpiar el cana de la central eléctrica den prácticamente pro finaliza la limpieza de este canal.

El presidente de la Junta Vecinal de Caín, Marino Pérez, señaló que Semana Santa es unas de las épocas en que más gente transita por la ruta del Cares, de ahí la importancia de llegar a esas fechas con la ruta totalmente limpia.

Tras este desprendimiento el pedáneo de Caín manifestaba que iba a solicitar una reunión con Repsol para que se repongan los puestos de trabajo de mantenimiento y control del canal y las compuertas de la presa. Recuerda que hasta hace dos años siempre hubo dos trabajadores o guardas de la empresa eléctrica que se encargaban de vigilar el canal y las posibles incidencias. «Ahora se ha automatizado todo, quitaron los trabajadores y la gestión se realiza desde Santander. Cuando tienen que venir aquí por alguna incidencia tardan entre tres y cuatro horas».

El último corte de la senda se produjo en enero de 2019, cuando un temporal de lluvia y nieve produjo varios argayos que cortaron la senda desde Poncebos y en las proximidades de Caín donde se registró la caída de varias piedras de gran tamaño. Anteriormente, en 2018, dos aludes de grandes dimensiones obligaron a cerrar la ruta Además este mismo años una mujer del País Vasco se despeñó al sufrir una caída en las inmediaciones de la Pasarela de los Martínez, a unos cuatro kilómetros de Caín.

Las máquinas avanzan para despejar la Ruta del Cares y limpiar el canal
Comentarios