sábado 15/5/21
Victorina Alonso alcaldesa de astorga

«Me he comprometido a sacar adelante la ciudad y voy a cumplir con mi deber»

Alcaldesa, concejala de Policía y de Turismo, Victorina Alonso se muestra satisfecha de la labor que ha desarrollado en este mandato, arropada por un equipo del que se siente orgullosa. Enarbola el potencial turístico de Astorga como el motor económico de la ciudad y en esta labor vuelca gran parte de sus esfuerzos. A la oposición le pide más ideas y menos críticas.
Victorina Alonso, en su despacho del Ayuntamiento de Astorga.

—Ya son dos años y medio de mandato asumiendo, además de la Alcaldía, dos concejalías, ¿cómo lleva este volumen de trabajo?

—Una vez que te sitúas y te organizas todo va mejor. Respecto a la Concejalía de Policía, he recibido mucha ayuda por parte de los agentes que sólo me dan alegrías. Con muy pocas quejas en relación con su actividad y muchas felicitaciones. Sobre Turismo es el área por el que apostamos como motor económico de la ciudad. Hemos conseguido poner en marcha el Consejo Sectorial de Turismo en el que se aportan propuestas e ideas para sacar más rendimiento a la ciudad. En definitiva tengo una colaboración muy importante de todos los trabajadores en las dos áreas. Respecto a la Alcaldía, tengo un grupo de concejales que está trabajando muchísimo y me siento más cómoda que al principio.

—Sin embargo, no cesan las críticas de la oposición municipal respecto a la falta de dedicación de la alcaldesa...

—Sí, cada vez las críticas se acrecientan más pero, sin embargo, se ve que la ciudad funciona. Los servicios municipales están todos en marcha, conseguimos subvenciones y ayudas de la Diputación, de la Junta y de instituciones privadas. Ahora mismo tenemos cuatro obras en marcha que, en la actual situación económica, es para sentirse orgulloso. No es una labor que ha caído del cielo. Hemos estado trabajando desde hace veinte años para conseguir lo que ahora tiene Astorga y todas las puertas que hemos encontrado abiertas las hemos aprovechado. No entiendo esta labor de oposición de estar siempre criticando, descalificando, y metiéndose con asuntos personales que no tienen nada que ver. Deberían hacer una oposición constructiva, aportando ideas, porque todos estamos aquí de paso y nuestra obligación es tirar todos juntos por la ciudad.

—¿Cómo se toma las continuas peticiones de dimisión?

—Creo que no tienen sentido. Si quieren pueden gobernar desde mañana mismo, porque PP y PAL tienen mayoría. Si consideran que lo estoy haciendo tan mal y tienen un proyecto para la ciudad, pues que hagan una moción porque no tienen ningún sentido que presenten un papel pidiendo que me vaya porque no voy a dimitir. Me he comprometido a sacar adelante la ciudad y voy a seguir todo el mandato cumpliendo con mi deber.

—¿Y cuál es el secreto para sostener un gobierno en minoría en estas condiciones y poder sacar adelante los proyectos?

—Todos los concejales estamos luchando cada uno en su área a brazo partido y tratamos de negociar los asuntos, algunas cosas salen y otras no.

—¿Avanzan las negociaciones sobre el pliego del contrato de la basura, que está condicionando el presupuesto?

—Llevamos un año negociando un pliego muy completo para rebajar el precio del contrato y ahora nos encontramos con que la nueva ley prevé que sean las diputaciones las que asuman la recogida de residuos. De momento no podemos hacer nada y estamos pendientes de cómo se van a desarrollar las cosas, porque el presupuesto lo ligamos a conseguir un pliego más asequible y barato para las arcas municipales

—¿En qué situación se encuentra la elaboración del Plan General de Ordenación Urbana?

—La próxima semana nos reuniremos con los otros grupos políticos para que la empresa nos explique todo lo que se ha trabajado en los últimos meses para pasar a una nueva fase. Es un asunto complicado pero esta empresa lo está consiguiendo. La normativa de Castilla y León es muy estricta y la ordenación de la ciudad se tiene que atener a ella.

—¿Cómo aborda Astorga la repercusión de la crisis en las familias?

—Todas las tardes tengo un par de peticiones de ayuda de gente que necesita trabajo o ayuda para los libros del colegio. Hemos tratado de paliar en lo posible todas estas dificultades de los vecinos. Conseguir trabajo desde el Ayuntamiento es muy difícil aunque tenemos una pequeña bolsa de trabajo y el plan de empleo de la Diputación. La plataforma de Stop Desahucios ha estado aquí y vamos a intentar dejarles algún piso. La plataforma anticrisis de la ciudad está completamente volcada y los vecinos aportan lo que pueden. La gente es muy solidaria con esta situación. Ahora mismo atendemos a 82 familias y algunas de ellas se van incorporando a la vida laboral, aunque siempre llegan otras que necesitan ayuda.

—Confía en el turismo como gran potencial de la ciudad. ¿Cuáles son sus próximos proyectos?

—Nuestro gran próximo proyecto es concluir la nueva sede del Museo del Chocolate, que se trasladará al edificio modernista de Magín Rubio, con la ayuda de la Diputación. Tenemos 10.000 piezas que exponer, proyectos para atraer congresos, hacer chocolaterapia y realizar ciclos temáticos de cine y teatro. Seguimos, además, apostando por todos los recursos, la ruta romana, la ruta modernista y ahora el centenario del Palacio Episcopal, en el que estamos colaborando con el Obispado. También estamos muy satisfechos con la repercusión del festival de cortos, que ha tenido mucho éxito en su última edición.

—¿Va a haber Sica?

—El Sica lo impulsa la Cámara de Comercio con la colaboración del Ayuntamiento y han decidido no realizarlo este año por falta de apoyos económicos. Nuestra intención es poder retomarlo el año que viene aprovechando la inauguración del museo, aunque para ello necesitamos ayuda. Es difícil poner en marcha una iniciativa de estas características pero el consistorio pondrá todo de su parte a través del museo, invitando a los chocolateros y como un escaparate para sus iniciativas de innovación.

—¿Qué reivindicaciones tiene para el centro de especialidades?

—Tengo pendiente la confirmación de una entrevista con el consejero de Sanidad. Le voy a pedir que se ponga en marcha Salud Mental y alguna otra de las especialidades comprometidas que no necesitan ninguna inversión, como Urología, Endocrinología, Alergología... La inversión es en personal, pero sólo tienen que trasladarse aquí como el resto de especialistas. Va a permitir una mejor atención y una menor dificultad de acceso a la salud. Sé que cirugía menor y mayor puede ser más complicado pero hay que tratar de que este hospital de día funcione, porque está todo instalado. Es absurdo tener una instalación de esta categoría, con una inversión de ocho millones de euros, y que no esté a pleno rendimiento. El hospital tiene que ser rentable para los ciudadanos. Puede solucionar un 60% de los problemas de salud de la población y es necesario potenciarlo.

—¿Cuál es la situación financiera del Ayuntamiento?

—Tenemos un presupuesto de 7,1 millones de euros y una deuda de 3,4 millones, que creo que es perfectamente asumible. Acabamos de aprobar en pleno la amortización de la mitad de la deuda más cara, el crédito ICO para pagar a los proveedores, y nos quedarán pendientes 400.000 euros. El Ayuntamiento mantiene todos los servicios y paga todas las facturas antes de que finalice el mes. Hay que tener en cuenta que el capítulo de Personal se lleva casi la mitad del presupuesto y los gastos corrientes dos millones más. Aún así, podemos hacer muchas actividades relacionadas con la cultura, el turismo y los deportes.

—A año y medio de las elecciones, ¿se plantea presentarse de nuevo?

—Me metí en política para conseguir el hospital y por eso he estado desde el año 91. Ahora tengo el reto de ayudar a los vecinos, porque veo la ciudad como un paciente y trato de cuidar su salud. Me gusta y disfruto con esto. La política me quita tiempo, pero puedo compaginarlo con mi carrera como médico. Yo estoy contenta pero en estos momentos no me planteo mi futuro político.

«Me he comprometido a sacar adelante la ciudad y voy a cumplir con mi deber»
Comentarios