sábado 21/5/22

La Confederación Hidrográfica del Duero deniega la ejecución de nuevos regadíos, entre ellos en la zona de Valderas, como solicitó la Junta. En concreto, la CHD señala en su respuesta que dicha intervención «supone incumplimiento de garantía de la Instrucción de Planificación Hidrológica en el horizonte 2039, al igual que el resto de demandas que dependen de las regulaciones de Riaño-Porma, por lo que se considera conveniente no ampliar la superficie de regadío». El organismo señala que así se atiende al principio de «precaución ante la incertidumbre sobre el cambio climático», ya que pretende atender a la seguridad «para los usuarios actuales y futuros: los actuales porque han llevado a cabo inversiones importantes en materias de modernización que sólo con garantía de agua pueden acometerse; para los futuros porque podría ser una irresponsabilidad conducirlos a acometer inversiones que pudieran sin una garantía mínima de suministro».

CHD añade que el Plan «no incluye medidas de incremento de la demanda agraria para el regadío en León, en especial la finalización de la trasformación de Payuelos».

Y también medidas para mejorar la eficiencia de los regadíos existentes, toda vez que se prevé una reducción de los recursos en un escenario de cambio climático y, por tanto, el objetivo es garantizar las demandas actuales y en ejecución y el buen estado de las masas de agua y los ecosistemas dependientes.

Tambien señala que se incluyen nuevos regadíos, algunos ya aprobados hace décadas (Payuelos y Armuña, en León y Salamanca respectivamente) y otros que podría desarrollarse a partir de las regulaciones nuevas disponibles como Castrovido u otras de menor tamaño como Aranzuelo o Hinojosa del Campo. «Todas ellas cuentan con el aval de las administraciones competentes, como son la JCyL y el Mapa y, en algunos casos, disponen de infraestructuras en alta ya ejecutadas hace años por la administración hidráulica».

‘No’ a la modernización del regadío en la zona de Valderas
Comentarios