lunes 21/9/20
La Bañeza

El Museo de las Alhajas cierra tras el enfrentamiento con los Cavero

La familia no quiere saber nada del Ayuntamiento, que rescindió el convenio para legalizarlo
Exterior del Museo de las Alhajas, situado en la calle Juan de Mansilla de La Bañeza. JESÚS F. SALVADORES
Exterior del Museo de las Alhajas, situado en la calle Juan de Mansilla de La Bañeza. JESÚS F. SALVADORES

«Es uno de los días más tristes de mi vida», aseguró ayer a este periódico la patrona de la Fundación Rectora del Museo de las Alhajas, Olga Cavero, después de que el Ayuntamiento de La Bañeza le enviara una notificación con la extinción del convenio firmado el 1 de octubre de 2010 en el que se fijaba la creación de la fundación y por lo que la colección de más 7.000 piezas de joyería e indumentaria de la familia Carvajal Cavero podía estar expuesta en la Casa de Doña Josefina —edificio modernista de principios del siglo XX—, situada en la calle Juan de Mansilla como Museo de las Alhajas.

«Nos han extinguido el convenio y nos han dejado en la calle», reiteró Olga Cavero, que argumentó que «al romperse el acuerdo estamos fuera de la ley y si siguiéramos en el museo seríamos unos ocupas». De hecho, con un tono entristecido, aseveró que «el museo está cerrado y llevamos todo el día sacando toda nuestra colección».

En la notificación enviada a la Familia Carvajal Cavero, el Ayuntamiento explica que «de acuerdo con lo establecido en la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público, respecto a la validez de los convenios, en la que se establece, que todos los convenios vigentes suscritos por cualquier Administración Pública o cualquiera de sus organismos o entidades vinculados o dependientes deberán adaptarse a lo aquí previsto en el plazo de tres años a contar desde la entrada en vigor de la ley».

A mayores, el consistorio señala que «considerando que la misma, ha entrado en vigor en el año de su publicación, el plazo máximo para adaptarse a lo previsto en el artículo 49 de la misma ley finaliza el 2 de octubre de 2019». En ese sentido, indican que el convenio firmado el 1 de octubre de 2010 con la familia Carvajal Cavero, así como el convenio suscrito por ambas parte en agosto de 2011, no se ajustan a los contenidos mínimos previstos en el artículo 49 de la ley; ni al plazo de duración determinada de cuatro años.

Por ello, en el documento el Ayuntamiento emplaza a la familia para negociar y redactar un nuevo convenio «ajustado a las exigencias legislativas». No obstante, Olga Cavero sostiene que «no hay nada que negociar porque el convenio era legal —puesto que tenía vigor hasta el 2029— y lo han roto de manera unilateral». Además, añadió: «si no les vale el convenio que había, entonces nos vamos».

La propietaria reiteró que es una decisión «irrevocable» y enfatizó que «después de esta experiencia no vamos a negociar ningún convenio con ningún ayuntamiento. Llevaremos la joyería y la indumentaria a los bancos y a sitios de compraventa hasta que lo vendamos todo».

Sobre la situación, el alcalde, Javier Carrera, explicó que «la única y verdadera razón de la notificación enviada a la familia no fue otra que la de adaptar los convenios a la legalidad vigente, garantizando de esta manera y con todas las garantías legales, la pervivencia del museo».

Asimismo, Carrera señaló en un comunicado que «la actualización del convenio debería haberse realizado previamente por el anterior equipo de gobierno dirigido por José Miguel Palazuelo, quien con su desidia e inactividad tras tener total conocimiento de la adopción de dicha ley en 2015, fue quien verdaderamente mostró un total desprecio por la preservación del museo». Por su parte, Palazuelo se remitió a una rueda de prensa que realizará hoy para dar sus explicaciones sobre este asunto.

El Museo de las Alhajas cierra tras el enfrentamiento con los Cavero