sábado 31/10/20

El museo de Sabero se prepara para abrir al público el mayor archivo minero del país

Los fondos documentales de las principales empresas desde el siglo XIX podrán ser consultadas en las próximas semanas
Parte de las instalaciones que albergan la documentación en el antiguo colegio de Sabero. CASTRO

La memoria del carbón ya tiene un lugar en el que reposar, el Archivo Histórico Minero de Castilla y León. La historia de empresas y trabajadores no está condenada a desaparecer como lo ha hecho el sector minero. El alma de las cuencas de la región, recogida en miles de documentos, fotografías y planos tiene en el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León su destino natural.

El nuevo archivo del museo custodia documentación de algunas de las principales empresas mineras que a lo largo de la historia han operado en la Comunidad. Estos documentos son una referencia imprescindible para conocer el desarrollo histórico de la minería del carbón española en los siglos XIX y XX, como un sector clave en el proceso industrializador español.

La información en él contenida abarca diversas áreas de conocimiento y es imprescindible para la reconstrucción de la historia de las empresas, su gestión, los sistemas contables utilizados en su momento, las estrategias empresariales, las relaciones de accionistas y la evolución de los precios, salarios y rendimientos a través de las diversas coyunturas que vivió el sector minero español, entre otros temas. También para el estudio de las características especiales de la propiedad minera, en el ámbito del derecho privado y del derecho administrativo, y los derechos y obligaciones de las compañías privadas.

Los miles de legajos, planos y proyectos guardados en el archivo son testimonio, de igual forma, de los procedimientos de explotación de la minería del carbón española, el proceso del avance tecnológico en la industria española y los esfuerzos constantes por la modernización de las explotaciones. Así mismo, su consulta es fundamental para el estudio del factor humano existente en todas las empresas, con información sobre procedencias geográficas de los trabajadores, nivel de alfabetización, vivienda, alimentación, educación, ocio etc. También en el ámbito de la historia de la medicina y de la historia de las mentalidades.

Hasta la fecha el archivo cuenta con la documentación de empresas tan importantes como Sociedad Anónima Hullera Vasco-Leonesa, Minas de Barruelo S.A., Sociedad Regular Colectiva Valle y Díez, Agrupación de Productores de Carbón y otros Combustibles S.A. (Aprocar), Uranios de Trastamara S.A., Cementos La Robla S.A. , Promotora de Minas de Carbón S.A. (PMC), Magnesitas de Rubián S.A. , Carboastur S.A., Banco Industrial de León (BANILE), Anglo-Hispana de Minas, Minero Siderúrgica de Ponferrada o Hulleras de Sabero y Anexas S.A., por citar las sociedades más destacadas. De igual forma conserva documentación de otras muchas empresas del sector, de menor tamaño o relevancia.

Los fondos del archivo proceden de los ya existentes en el museo y de otros recuperados de importantes empresas mineras en liquidación como es el caso de la Hullera Vasco Leonesa o Coto Minero Cantábrico. En total cientos de miles de documentos, fotografias y planos, parte de los cuales ya se encuentran inventariados y podrán ser objeto de consulta en las próximas semanas. Otras tres grandes salas están repletas de documentación a la espera de que un trabajo de clasificación e inventario la vaya incorporando a los fondos a disposición del público.

Se espera de igual forma que en los próximos meses se vaya sumando documentación que en la actualidad esta en manos de empresas en liquidación, instituciones o particulares, con la idea de que este archivo unifique todo este caudal de información dispersa y facilite así el trabajo de los investigadores , permitiendo una gestión conjunta y más eficiente.

Esta auténtica «operación de rescate de la historia minera de la comunidad» ha sido posible gracias a la participación de diversas personas e instituciones, encabezadas por el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León, con el objetivo de evitar la pérdida de tanta y tan valiosa información sobre la rica historia minera de Castilla y León.

La apuesta decidida de la Consejería de Cultura para dotar al museo de este archivo, la importante colaboración del Ayuntamiento de Sabero rehabilitando y poniendo al servicio del proyecto el edificio de las antiguas escuelas mineras, y la buena disposición de los administradores concursales de las empresas afectadas, ha tenido como resultado que el museo cuente hoy en día con uno de los archivos mineros más importantes a nivel nacional.

Las nuevas instalaciones albergan una sala de consulta dotada con cuatro puestos, fototeca, dos salas que albergan la documentación a disposición de público y tres salas para depósito de documentación pendiente de clasificación e inventario.

El colegio, parte del archivo

El edificio que alberga en la actualidad el Archivo Histórico Minero de Castilla y León fue construido en la década de 1930 por la empresa minera Hulleras de Sabero para ofrecer servicios educativos a los hijos de sus trabajadores.

Durante décadas este colegio de primaria dio una formación de calidad a miles de niños, con una excelente plantilla de profesores, promoviendo también una intensa actividad extraescolar y deportiva.

El fin de la minería en el Valle de Sabero en el año 1991 trajo consigo el declive de este centro de enseñanza, pasando a ser gestionado primero por una cooperativa de profesores, posteriormente por la administración pública y finalmente cerrado en el año 2020.

Don Rafael, doña Lucia, doña Sara, doña Pacita, doña Begoña, doña Consuelo, don Esteban, don Joaquin, don Benito, doña Marisa, don Roberto, doña Yolanda, doña Amaya, doña Marta, doña Teresa… y todos los alumnos de este colegio forman parte también de la historia del archivo.

El museo de Sabero se prepara para abrir al público el mayor archivo minero del país