sábado 23/10/21
Encuentro en La Robla

Musicalidad de altos vuelos

La localidad clausura el Concurso Ornitológico Nacional de canto timbrado con un gran éxito y la presencia de 300 canarios de toda España
Los ganadores del concurso ornitológico con los niños premiados del concurso de dibujo. SUÁREZ

La décima edición del Concurso Ornitológico Nacional de Canto Timbrado se clausuró ayer en La Robla con un rotundo éxito, no sólo por la participación de más de 300 canarios, sino también por la belleza de los ejemplares y sus mejores trinos. Durante todo el fin de semana se han llevado a cabo los enjuiciamientos de los pájaros en el recinto del colegio público roblano Emilia Menéndez.

Los ejemplares se colocan en la denominada caja de canto para ser valoradas por el juez. Se trata de una estructura de luz y cristales de diapasón, que hacen que el público pueda ver a las aves, pero éstas no pueden verlos ellos. Según el juez calificador este año, el juez internacional roblano Manuel Álvarez Urbón, explicó que «en primer lugar lo que hay que tener en cuenta en este tipo de canto es la voz» y además fundamentalmente para enjuiciar a los canarios es valorar la musicalidad, las notas discontinuas y que todo ello forme una canción atractiva y homogénea al oído.

Los ejemplares se han desplazado hasta La Robla desde distintos puntos de la geografía nacional y se han distinguido con una alta valoración por su buen tino.

Durante la jornada de clausura se entregaron los premios a los ganadores finales, siendo este año el ganador absoluto del gran premio para la joven de ocho años de edad de Gijón, Jana Espina del Rosal. También se entregaron los premios a los alumnos vencedores en el concurso de dibujo ornitológico que fueron recompensados con la entrega de un bonito canario en su jaula. La organización, la Peña Leonesa Cantor Español ya piensa en la próxima edición, que sin duda volverá a reunir en La Robla a canarios de todo el país.

Musicalidad de altos vuelos