lunes 16/5/22

«La elevada necesidad de nueva potencia renovable implica una capacidad relevante de respaldo y flexibilidad, que inicialmente será proporcionada por el parque térmico, nuclear e hidroeléctrico anual», señala el informe de Deloitte; que añade que esta generación convencional «debe jugar un papel clave para que la transición se produzca de forma eficiente y manteniendo la seguridad del suministro mientras se incrementa la penetración de las renovables».

Asegurar el suministro durante este período de transición (de manera más importante hasta 2030) es tan importante, según el estudio, como el papel que todas estas tecnologías han de jugar para optimizar los costes y la inversión.

sobrecoste al consumidor

Más allá, Deloitte incide en que las centrales térmicas tienen que funcionar para que no se produzca un sobrecoste en el recibo eléctrico de los consumidores, que supondría entre 25.000 y 35.000 euros sólo en el período entre 2020 y 2030 en el caso de que no operaran.

En último caso, «el cierre de las plantas nucleares debería sustituirse por la producción térmica convencional, ya que en este momento no existen «otras alternativas realistas para la producción en la base».

En todo caso, se produciría un incremento en el precio. Pero mantener estas tecnologías de respaldo en el mix de generación actuaría por otra parte como diversificación de las fuentes de suministro, lo que mitigaría el riesgo ante la variación de los precios en las materias primas en los mercados internacionales.

«Con una gestión adecuada del parque de generación actual toda la nueva capacidad de generación que se construya en España desde ahora debería ser renovable», apunta.

Así, las recomendaciones del informe elaborado por un grupo de expertos en materia energética concluyen la necesidad de aprovechar la capacidad de generación de respaldo ya instalada para minimizar la inversión y los costes innecesarios en el período de transición.

En este sentido, recuerda también la necesidad de reformar el mercado eléctrico para «dar una señal de precio suficiente para retribuir de un modo competitivo la capacidad firme; e incentivar la inversión en nuevas tecnologías.s

El «papel clave» de la generación convencional
Comentarios