viernes. 02.12.2022

El Boletín Oficial de Castilla y León publicó ayer las declaraciones de impacto ambiental de dos parques eólicos que forman parte del conocido como nudo de Villameca. Concretamente se ha dado el visto bueno ambiental para los proyectos de La Espina, en los términos municipales de Villagatón, Igüeña y Torre del Bierzo, y La Peña del Gato, en Igüeña, Torre del Bierzo y Villagatón.

Estos dos macroproyectos fueron anulados en 2018 por el Tribunal de Justicia de Castilla y León, tras la denuncia efectuada por SEO/BirdLife por la afección que suponían al medio ambiente, en concreto al hábitat del urogallo, especie declara en estado crítico de extinción. Tras más de diez años de proceso judicial, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) dio la razón a SEO/BirdLife que desde el principio alegó las deficiencias de todo el procedimiento.

Finalmente, en 2020, el grupo ecologista, la Junta de Castilla y León y las compañías eléctricas implicadas en el proyecto acordaron establecer un protocolo ambiental para desbloquear los proyectos y retomar el procedimiento.

El parque eólico de la Espina, presentado inicialmente en 2002, presenta nueve aerogeneradores tripala de velocidad y paso variable, de 1.800 kW de potencia nominal unitaria, modelo V90, con 80 m de altura del buje y 90 m de diámetro del rotor, que totalizan una potencia eléctrica bruta de 16,2 MW, y que se disponen alineados a lo largo de una pista, separados en planta a una distancia comprendida entre 250 y 300 metros.

Por su parte, Peña del Gato, cuya tramitación se inició en 2021, consiste en un parque eólico de 25 aerogeneradores de 2.000 kW de potencia unitaria, y 50 MW de potencia total, con una altura de buje de 80 m y un diámetro de rotor de 90 m, estando agrupados en cinco alineaciones diferentes.

Las declaraciones ambientales presentadas incluyen el análisis del riesgo de colisión de las aves con los aerogeneradores y con la líneas eléctricas aéreas, análisis del riesgo de colisión de quirópteros con los aerogeneradores, análisis de la posible pérdida de conectividad ecológica, además de dedicar un capítulo específico a los posibles efectos sobre las poblaciones de urogallo cantábrico, concluyendo que «no se observa un efecto acumulativoo sinérgico significativo entre las diferentes instalaciones evaluadas».

En la declaración de Peña del Gato se incluye un apartado específico para el urogallo en el que se dice que el proyecto está fuera de la Áreas Críticas de urogallo declaradas por el Decreto 4/2009, de 15 de enero, así como fuera de la ZEPA Omaña (ES0000364),. «Ni los estudios científicos ni los censos oficiales o datos de seguimiento ambiental indican la presencia actual o histórica de urogallo cantábrico en el entorno del parque eólico Peña del Gato», concreta..

Los parques eólicos de la Espina y Peña de Gato superan sus trabas ambientales
Comentarios