lunes 6/12/21

Los vecinos de Laciana y Alto Sil sienten cierta preocupación al saber que los plantígrados se acercan hasta los núcleos urbanos ya que consideran que «son animales salvajes y nunca sabes como pueden reaccionar», explicaba un vecino. Afortunadamente, por el momento no se han tenido que lamentar daños personales, mientras que el presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero señalaba que era «entendible» siendo un comportamiento «no deseable» de osos jóvenes o hembras con crías, pero no dándose un número de casos elevados. Si bien el presidente de la FOP considera que «no se debe consentir el habituamiento de este tipo de actuaciones»

Por otra parte, Palomero explicaba que no es habitual que el oso cause alguna baja en el ganado, aunque sí es habitual que

entre a comer la carroña de un animal ya muerto, por lo que sus señales también aparecen en el cuerpo aunque no sea el causante de la muerte. Por ello, el año pasado la Fundación Oso Pardo (FOP) se propone plantear un protocolo de actuación a las zonas oseras para poder valorar si un oso ataca a otro animal o lo carroñea, después de que se diera a conocer que una vaca había sido atacada por un oso en la pedanía lacianiega del Villar de Santiago, perteneciente a la joven ganadera Tania Santamarta, quien este año una de sus reses, la cual estaba a punto de parir sufrió el ataque del oso.

Preocupación por la expansión de este animal hacia los pueblos
Comentarios