lunes. 27.06.2022

Después de un parón por la pandemia la localidad de Prioro vuelve a recuperar la tradicional fiesta de la trashumancia que llega a su vigesimoseptima edición que tendrá lugar el próximo sábado 3 de julio.

Los actos comenzarán a las 11.00 horas con la apertura de los stands de la feria artesanal para continuar, quince minutos más tarde, con la visitas organizadas al museo etnográfico y de la trashumancia de Prioro. A las 11.30 horas habrá una demostración de la cocina tradicional en el Alto de la Calle junto a la iglesia.

Uno de los principales actos de esta jornada será la demostración de esquileo en el patio de las escuelas con aforo limitado y que se prolongará hasta las 13.30 horas. Como cada edición habrá una degustación de la comida típica pastoril que deberá reservarse en los restaurantes de Prioro. La circunstancia de la pandemia impiden que esta comida se haga de forma popular en carpa.

Ya por la tarde los actos continuarán a partir de las 17.30 horas con el nombramiento de los «mayorales de los montes de Prioro» y el agradecimiento colectivo al equipo médico del municipio: José Fermiñan, médico titular, Belén Fernández ATS titular y Mª Jesús Salas ATS durante 42 años en el consultorio de Prioro. Los actos finalizarán a las 18.00 horas con la actuación de rabel y flok, música de la trashumancia que tendrá lugar en el patio de las escuelas.

El alcalde de Prioro Francisco José Escanciano manifestó que después de que esta fiesta de la trashumancia se suspendiera el año pasado como consecuencia de la pandemia del covid19 «no queríamos que esta tradición festiva se perdiese dado que dos años sin esta fiesta nos parecía mucho tiempo. Pero especialmente lo que queremos es volcarnos con los bares y restaurantes que van a dar la comida pastoril para que no se pierdan las jornadas gastronómicas y pastoriles con la degustación de chanfaina y caldereta», según Escanciano. Considera que manteniendo el foro adecuado y la medidas sanitarias me pueden hacer esta jornadas gastronómicas. «Esto no va a llevar hacer una serie de actuaciones y actividades con la gente sentada para que la gente que visite Prioro pueda tener alguna actividad de entretenimiento». A esto hay que sumar el mercado al aire libre donde se podrán adquirir productos de la comarca y la provincia con puestos separados. «En definitiva se trata de hacer una fiesta responsable y con cuidado para evitar que esta festividad se pierda. Creemos que tenemos que empezar a salir y apoyar al sector de la restauración que lleva ya un año muy complicado».

Respecto a la llegada del rebaño de ovino y caprino esta edición se ha suspendido ya que las actividades tienen que desarrollarse con la gente sentada. «La idea, si se puede, es que cuando el rebaño baje a finales de verano de las montaña intentar hacer un recibimiento del mismo en Prioro y un homenaje.

Prioro, tras la pausa vuelve la tradición
Comentarios