jueves. 07.07.2022

Otro de los asuntos tratados en el último Patronato de Picos fue la apuesta decidida de las administración y más concreto de Europa para la reintroducción del quembrahuesos en el parque nacional, tras su desaparición en la zona a mediados del siglo pasado. Por eso se informó del respaldo conseguido para el proyecto puesto en marcha por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), que ha sido seleccionado entre más de nueve mil de todo el mundo para la puesta en libertad del orden de 25 a 35 ejemplares en los próximos cinco años. Para conseguirlo, la FCQ dispondrá de cerca de 1,5 millones hasta el 2018, de los cuales la Unión Europea aportara el 70%, los gobiernos regionales de Cantabria, Asturias y Castilla y León entregarán 9.000 euros al año cada uno a través de sus respectivos consorcios en el Parque Nacional de los Picos de Europa, y el resto de los fondos los deberá obtener la propia fundación a través de otras vías.

Tres ejemplares asentados

La fundación lleva desde el 2002 trabajando duramente para conseguir que en Picos de Europa se den las condiciones necesarias para estabilizar esta especie. Gracias a este trabajo, hoy en día se contabilizan tres individuos. En primer lugar, se encuentra Deva, una hembra soltada en julio del 2010 junto a su compañera Leoncia, que más tarde falleció. Estos dos ejemplares fueron criados en cautividad en Aragón, desde donde viajaron para ser soltados en la zona del Picos de Europa. Atilano, el segundo quebrantahuesos criado en cautividad en Aragón, fue puesto en libertad un año después que Deva. Actualmente se ha detectado la presencia de un tercer individuo procedente de los Pirineos por sus propios medios, lo que supone una excelente noticia para los responsables del proyecto, ya que se confirma que en Picos ya se dan las condiciones óptimas para perpetuar la especie.

El Patronato también fue el escenario para la presentación de un estudio que establece que dentro del Parque hay 111 especies de mariposa y otro, que ha consistido en la puesta en marcha de un inventario con todas las colmenas del parque, del que se desprende que Cantabria, concretamente Liébana, es la primera reserva de abejas de este espacio protegido.

Sobre el problema de la sarna en Picos, se puso de manifiesto que la enfermedad esta estabilizada y que ni es tan virulenta como se ha apuntado.

En los próximos cinco años se soltarán de 25 a 35 quebrantahuesos