jueves 19/5/22
undefined
Imagen de un sifón en los cultivos del Páramo. JESÚS F. SALVADORES

Un sifón es una infraestructura hidráulica utilizada para trasvasar agua de un lugar a otro situado a un nivel inferior. En León son muy habituales en las zonas de cultivo y bajo riego donde los cauces de agua no son regulares, flujo que se consigue por una diferencia de presión que permite el drenaje de un modo natural sin necesidad de bombear el agua. Son excesivamente peligrosos porque esa especie de pozos que reciben el agua de las acequias llegan a tener una profundidad de hasta 10 metros -la altura de agua equivale a la presión atmosférica- y en la mayor parte de los casos no están protegidos por un enrejado de seguridad, además de ser espacios con muy poca anchura (menos de un metro cuadrado).

En la provincia leonesa son muy utilizados en cultivos regados en surcos, como las huertas o ciertas plantaciones de frutales. Su funcionamiento es el siguiente: desde la acequia (pequeña canalización) se deriva el agua a los surcos o regueras a través del sifón, lo que facilita enormemente el trabajo a los agricultores. 

En ingeniería hidráulica el concepto de sifón se reduce a aquella parte o tramo de una conducción por la que circula el agua entre dos niveles que salvan un nivel intermedio distinto. Sin embargo, en fontanería este sistema de canalización es el que se encuentra en los lavabos o el váter.

Históricamente, la canalización de agua para salvar la geografía se hacía a través de acueductos, pero la invención de tuberías capaces de soportar presión interior del agua permitió la utilización de sifones. Este sistema hidráulico se popularizó a partir del siglo XIX aunque ya existen evidencias de su construcción en la antigua Grecia.

¿Qué es un sifón y por qué es tan peligroso?
Comentarios